La licántropa pelirroja

Utilizando recursos de la narración oral y un magistral tono de época, la escritora finlandesa Aino Kallas (1878-1956) crea una sugerente atmósfera que sumerge al lector en los profundos y brumosos bosques de la isla estonia de Hiumaa durante el siglo XVII. Sucedió entonces que Aalo, esposa del guardabosques Priidik, fue transformada en lobo por Satán y huyó al bosque donde convivió con las bestias salvajes y fue llamada por los campesinos «la novia del lobo». Éste sería el resumen utilizando palabras del sagaz narrador que consigue también que la naturaleza sea protagonista principal y trae hasta nosotros el frío de la nieve hollada por las bestias o los aullidos de los lobos en las gélidas noches del invierno nórdico. La leyenda de los hombres lobo, que ha dejado tanta huella en nuestra cultura, toma en este caso forma de mujer en una época en que la acusación de brujería o licantropía conducía al tormento y a la muerte.

Aalo es ya sospechosa porque es diferente, su belleza está adornada por una insólita y hermosa melena roja y es fácil para los campesinos concluir que una mancha de su piel es la señal de Satán. Paso a paso la lectura nos va encaminando por un sendero de violencia e intolerancia que se hacía especialmente tortuoso para las mujeres. En cualquier desgracia de la comunidad, por ejemplo, la muerte del ganado, se buscaba la huella del diablo y su instrumento solía ser una mujer en pecado. Pero es en el lenguaje donde hallamos la gran sorpresa de este libro.

Con un estilo poético e hipnótico vivimos cómo Aalo se disuelve en un murmullo de abetal o es estrujada cual resina dorada del costado rojo de un pino. Una maravilla que se enriquece aún más con las ilustraciones de Sara Morante que ha captado la esencia de la historia como si hubiera sido testigo de los acontecimientos.