Historia

Los inventores de la política

«Todos somos griegos», escribió el poeta P. B. Shelley en la Inglaterra del siglo XIX. «Y todos seguimos siéndolo hoy», añaden, en la introducción a su excelente obra, Pedro Barceló y David Hernández de la Fuente, autores de «Historia del pensamiento político griego. Teoría y praxis». El primero, catedrático de Historia Antigua, investigador español de reconocido prestigio internacional, representa una autoridad en el ámbito de los estudios sobre el mundo clásico; el segundo, escritor y profesor universitario, personifica a una de sus más brillantes discípulos, cuya amplia producción en temas de la cultura griega ha obtenido, a pesar de su juventud, un merecido reconocimiento nacional e internacional. De su colaboración nace un volumen riguroso, sistemático y atractivo cuyo objetivo es el de ofrecer un panorama general no sólo de la teoría, sino también de la praxis del pensamiento político griego, desde sus comienzos hasta la transición al helenismo.

Un enfoque innovador

De Homero a Aristóteles, la obra analiza las profundas transformaciones económicas, políticas y sociales que agitan el mundo griego según un enfoque que rompe con la tradicional división entre la historia de las formas políticas, basada en el análisis de las fuentes literarias y de la cultura material, y la historia del pensamiento político, centrada en el examen filológico de los textos filosóficos y teóricos. La voluntad de tener juntas teoría y praxis reclama una perspectiva multidisciplinar –entre historiografía, filosofía y filología–, mientras que proporciona una representación original de la realidad helena capaz de reconstruir los matices de un tránsito constante entre las doctrinas y las prácticas políticas. Los dos autores construyen una narración escrupulosa en el uso de las fuentes y en la discusión de la literatura crítica más reciente, pero al mismo tiempo cuentan, a través de un estilo expositivo claro y comprensible, una historia idónea para cautivar al lector no iniciado que se asome a contemplar el panorama de la vida política de la Grecia antigua. Porque, tal como los autores señalan, desde esa visión se desprende una sensación de inconfundible cercanía, de familiaridad asombrosa: los griegos, inventores de la «política», forjaron la modalidad de existencia en común, cuyo carácter público y discursivo todavía nos pertenece, en tanto representa la estructura fundamental de nuestro mundo compartido.