Platón contra el sueño americano

En 1974, tras ser rechazado por más de cien editores, se publicaba este libro que desde el primer momento obtuvo un clamoroso éxito de crítica y público, vendió millones de copias en veintitrés idiomas y fue definido como «el libro de filosofía más leído de todos los tiempos». Pero en realidad es una novela basada en hechos reales y protagonizada por el autor y su hijo Chris de 15 años que emprenden un viaje en moto atravesando los Estados Unidos, desde Minnesota a Oregón. Padre e hijo atraviesan momentos difíciles. Pirsig estuvo tres años en un psiquiátrico recibiendo tratamientos de electroshock y Chris sufre trastornos de comportamiento. Su comunicación es entrecortada, crispada. El padre habla continuamente de su misterioso amigo Fedro, nombre del personaje que da título a una obra de Platón, lo que decía, cómo se comportaba. Paulatinamente se va desvelando quién es en realidad ese personaje. El hijo, además, bulle en su adolescencia. Cuando apareció este libro triunfaba el movimiento hippie que se rebelaba contra el sueño americano del éxito material y luchaba por la libertad sin ofrecer medidas concretas. La cultura estaba cambiando y Pirsig buscó una alternativa que fuera más allá del éxito y la libertad. Lo hizo dirigiendo su mirada hacia Aristóteles, Platón, Kant, y conciliando la filosofía occidental con la espiritualidad oriental. El resultado fue la Metafísica de la Calidad, una experiencia directa, independiente y anterior a las abstracciones intelectuales. El autor intentaba responder a las cuestiones esenciales sobre el sentido del mundo y el ser humano resumidas en una gran pregunta: ¿Dónde se encuentran el bien y la felicidad? La vigencia ininterrumpida del libro queda de manifiesto en estas palabras: «Tengo una visión de una iracunda y continua crisis social, cuya profundidad nadie comprende realmente, y para la que, ni mucho menos, se tienen soluciones».