MENÚ
sábado 19 octubre 2019
19:47
Actualizado

Lo previsible

  • Lo previsible

Tiempo de lectura 2 min.

14 de septiembre de 2019. 01:35h

Comentada
Andrés Sánchez Magro 14/9/2019

ETIQUETAS

Después de un verano buscando las excelencias de los vinos de parcela, uno vuelve a la comodidad burguesa de los ejemplares previsibles. Un crítico de vinos está obligado a destacar la rareza y la excelencia, a apostar por talentos nuevos y a ser casi un abogado de pobres cuando un bodeguero sencillo y raro pone sus cartas boca arriba. También, hay que dar un espacio al confort del bebedor, y cuando vivimos tantas turbulencias desde lo político a lo moral, éste se abraza de manera casi obsesiva a vinos que reconoce y no le incordian. Es el caso de Pago de Carraovejas en su versión 2016. No muy diferente a las añadas precedentes, pues, todo hay que decirlo, se trata de un mérito de la casa hacer un vino estándar que pase por encima de las oscilaciones climáticas y las dificultades del campo. El valor de volver, como dicen los horteras, al cole y encontrarse un tinto infalible. De esos que no traicionan nuestra esperanza ni nuestra seguridad. Un valor para la clase media enológica y para las comidas de reencuentro familiar tras la supervivencia veraniega.

Bodegas: Pago de Carraovejas. Nombre: Pago de Carraovejas 2016. D.O.: Ribera del Duero. Precio: 29 euros. Web: www.pagodecarraovejas.com

Últimas noticias

Red de Blogs

Otro blogs