José Ortega Manzanita: «Me encanta que me comparen con mi padre, será que lo hago bien»

El hijo de Manzanita lanza su primer disco en solitario, «Sombras y sueños», con el que saca a la luz ocho temas propios sin perder la esencia de su padre.

El hijo de Manzanita lanza su primer disco en solitario, «Sombras y sueños», con el que saca a la luz ocho temas propios sin perder la esencia de su padre.

Lleva el arte en las venas. Hijo de una estrella de la música, pertenece a una de las familias que más artistas han dado al mundo del flamenco y el toreo. Se subió a un escenario por primera vez a los 12 años y, desde entonces, siempre ha sabido que quería dedicarse a la música. Tras toda una vida cantando con su padre, ahora se lanza en solitario con su nuevo álbum, «Sombras y sueños», en el que presenta ocho temas compuestos por él mismo y con el que se abre al público cantando al amor y al desamor.

–¿Cuál ha sido la razón por la que no ha lanzado antes su carrera en solitario?

–Espero que con este trabajo me conozca la gente. Siempre había tocado con mi padre o había compuesto canciones para otros, pero no ha sido hasta ahora cuando me he sentido con fuerzas para dar a conocer mis propios temas.

¿Qué significa «Sombras y sueños»?

–Quiere decir que para alcanzar tu sueño hay que atravesar muchas sombras. En mi caso, cuando mi padre se fue y otras experiencias que me hicieron crecer como persona. Mi sueño es poder dedicarme a lo que me gusta, como este álbum.

–¿Cuáles son sus temas favoritos del álbum?

–Estoy entre tres: «Espero y espero», «Estrella sin cielo» y «Volviendo loco». La primera la compuse cuando tenía 12 años y está dedicada a mi tía. Mi tío se nos fue muy joven y era el amor de su vida. A pesar de vivir después con otras personas, yo lo que cuento es lo que ella le dice a su marido: que le sigue queriendo y no le es infiel, porque su corazón es suyo. En cuanto a «Estrella sin cielo», es el anhelo que tiene una persona de otra, las ganas de abrazarla... soy muy romántico y cursi (risas).

–Sin embargo, ha elegido «La luna baila» como single, ¿por qué?

–Creo que es el que más puede enganchar. Es un álbum fresco y actual, pero siempre sin perder la esencia de mi padre. De hecho, yo voy mucho por su línea, pero con sonidos modernos. Tampoco me gusta etiquetarme con un tipo de música en concreto. Es mi estilo y no tengo ni idea de cómo llamarlo.

–¿Qué le parecen las comparaciones con su padre?

–Me encantan porque eso significa que lo estoy haciendo bien. De hecho, ojalá me pareciera más en su voz, en su forma de componer... pero él no es repetible. Me subí a un escenario por primera vez a los 12 años y siempre he tenido claro que quería dedicarme a la música. Vengo de una familia de artistas como Manolo Caracol, Joselito y Rafael «El Gallo»... Somos siete hermanos y todos músicos.

–¿Qué cree que necesita un buen artista?

–Sensibilidad. No hace falta tener una gran voz, sino saber usarla y que transmita. Hay muchos cantantes que cantan muy bien pero no te llegan.

–¿Qué es para usted la música?

–La música es mi vida. No concibo vivir sin ella. Aunque me retirara profesionalmente, no podría dejar de cantar y componer. Es para mi una liberación.

–Dice que lleva toda la vida componiendo, pero en su álbum sólo incluye ocho canciones.

–Sí, y eso que tengo como unas 120. Mi miedo era no estar preparado al cien por cien. Componer va según la inspiración y puedo escribir cuatro canciones en un día o tardar meses en una. El resultado del disco ha sido el que tenía en mente desde un principio, muy de corazón.

–Va a estar de gira por toda España. ¿Nota diferencias entre un público u otro?

–Sí, estaré por todas las capitales y vendré a Madrid a principios de octubre. No noto diferencias porque tengo la suerte de contar con gran parte del público que tenía mi padre, que es muy fiel. También me sorprendo porque hay chavales que empiezan a escuchar mi música. Así que canto para las tres generaciones: la de nuestros padres, la mía y la de los más jóvenes. La verdad es que a todos los sitios a donde voy me encuentro muy arropado. Me gusta tocar cuando tengo más cerca al público. Por ejemplo, en Cádiz me encanta. No sé si será el sol, el mar... pero mola mucho.

–Desde su infancia ha estado rodeado de artistas, ¿hay alguno que fuera su favorito?

–Trabajé con Rocío Jurado, con Isabel Pantoja y con artistas de primer nivel. Iba aprendiendo de todos. Pero si hubo uno que me impactó, ése fue Camarón. Me gustaba muchísimo. Era un tío sencillo, humilde y cercano y a la vez tan fenómeno. Ese hombre tenía algo que hipnotizaba.

–¿Qué cantantes recomienda?

– A mi padre, por supuesto. Pero me gustan muchos. Camarón, Paco de Lucía, Michael Jackson... Richard Bona cada vez me sorprende más y Michael Bolton es un crack. Los llamamos genios o figuras y es por algo.

–¿Proyectos futuros?

–Sacaré un segundo disco en septiembre del año que viene. Más tirando hacia el flamenco, con más movimiento.