Magia coral

El Palau de la Música acoge el tradicional concierto de San Esteban con el ilusionismo como «leitmotiv» y el Mag Lari como gran invitado

El año pasado el Concierto de San Esteban volvió a ser todo un éxito
El año pasado el Concierto de San Esteban volvió a ser todo un éxito

El Palau de la Música acoge el tradicional concierto de San Esteban con el ilusionismo como «leitmotiv» y el Mag Lari como gran invitado

¿Qué tienen en común la magia y la música? A primera vista, poca cosa, pero su relación se extiende desde al menos 2.000 años. Se sabe, por ejemplo, que Houdini tenía una voz de tenor maravillosa, aunque quizá sólo era un truco de magia. Simón el Mago se lanzó en el siglo I de una torre convencido de que podía volar, pero no convenció a San Pablo, que lo vio caer estupefacto. «¡Nooo!», cantó Simón con un timbre delicioso. Caruso tenía los dedos tan largos que le permitían hacer trucos asombrosos, como hacer desaparecer sus labios y hacerlos aparecer en la mano. «¡All’alba vinceró, vinceró, vinceró!», cantó la mano y vaya si vinceró, vinceró del todo y la ovación duró tres días.

Inventarse relaciones entre la magia y la música no tiene mucho sentido. Puede que no tengan una relación directa, pero no la necesitan. Lo que está claro es que si las dos disciplinas se juntan en un único espectáculo, el resultado puede ser abrumador. Y no hace falta hablar en supuestos. El tradicional Concert de Sant Esteve del Palau de la Música está dedicado precisamente a la magia. Con todas las entradas vendidas, y retransmitido en directo por TV3, el público podrá juzgar por sí mismo.

Adiós de Josep Vila

A las 19.00 horas del 26 de diciembre, el Palau de la Música acogerá así su tradicional concierto de Navidad, que juntará todos sus coros de la Escola Coral con la magia y el humor del Mag Lari. El concierto ha sido ideado y dirigido por Josep Vila, que en julio se despedirá de la dirección del Orfeó Català, y presenta un programa en que se entrecruzan los números musicales con las pequeñas notas de magia. «Será un concierto muy especial, de una complejidad extrema, con 308 cantores tras el escenario teniéndose que mover coordinados, y con estos retazos de magia que darán más colorido a la experiencia, sin distraer de lo principal, la música», comenta Vila.

El Mag Lari no podrá estar presente durante el concierto, porque sigue inmerso en las representaciones de su espectáculo «Ozom» en el Teatro Condal. Aún así, ha preparado diferentes «efectos especiales» que se desarrollarán durante las actuaciones y trucos directos a partir de pantallas donde ha realizado diferentes grabaciones. «Me da mucha rabia no poder estar. Mi presencia simula la de una especie de choach que va dando indicaciones a los coros. Como siempre, mis intervenciones serán cómicas. Creía que tenía que ser solemne, pero Vila me dijo que no, que hiciese lo que hago siempre. Esperemos que podamos hacer todavía más bonito el concierto», comentó el ilusionista.

Respecto al programa musical, también girará en canciones relacionadas con la magia de una forma u otra. «De los ángeles a los reyes, del misterio de la noche al solsticio de invierno, exploramos los diferentes caminos de la magia en la música», señala Vila. De esta forma, habrá varias composiciones de John Rutter, canciones tradicionales catalanas, incluso estrenos como «Tres nadales per als tres Reis d’Orient», de Xavier Pastrana, que ha hecho nuevos arreglos a canciones tradicionales o la pieza instrumental «Canelons, neules i torrons», de Jordi Bello.

Otra de las novedades del concierto será la presencia de fanfarrias, del propio Bello, cuando el público vaya a sus asientos, con un quinteto de metales en los balcones. Y todo lo demás será magia, que es es música que hace aparecer las notas.