Melvin Benn: «Haré del FIB el festival más importante de España»

Director del Festival de Benicàssim

Ya hay 10.000 personas esperando a que hoy abran las puertas del festival, con una presencia del 60% de foráneos
Ya hay 10.000 personas esperando a que hoy abran las puertas del festival, con una presencia del 60% de foráneos

Este año hay tranquilidad en Benicàssim. El recinto está ya «como para empezar a tocar» y todo el mundo en sus puestos. Hace exactamente un año, pocas semanas antes de que el FIB abriera sus puertas, los propietarios del festival se vieron obligados a declarar la compañía que lo organiza en concurso de acreedores y, finalmente, a desprenderse de buena parte del accionariado. Los proveedores no cobraban y el gran festival español vivía sus momentos más bajos de la historia. «Aquella situación no volverá a repetirse», asegura Melvin Benn, el nuevo director del certamen, que espera una asistencia de 120.000 personas (30.000 por jornada) y que celebra su veinte aniversario tratando de olvidar esos malos momentos.

«Estoy muy contento con la situación financiera del festival. Eso ya no es ningún problema para nosotros. Te lo grarantizo. No hay posibilidades de que eso se repita este año o el siguiente», comenta el director del certamen, orgulloso de que la venta de entradas sea mejor que la precendente. Benn dirige una poderosa empresa promotora de música (en Inglaterra organiza los festivales de Leeds y Reading, dos de los más importantes) y representa a otros dos prominentes socios: el irlandés Simon Moran y el británico Denis Desmond, otros dos gigantes de la música en directo. «Es verdad que los eventos que organizamos son muy importantes, pero llevaba muchos años tratando de entrar en el FIB y no lo había logrado. Es un lugar especial, con tradición, una cita en el calendario de todos los aficionados a la música en el mundo, no sólo en España, por supuesto. En Inglaterra lo conocen muy bien. Estoy emocionado y quiero empezar ya, aunque los últimos meses han sido convulsos y prácticamente se nos ha echado encima el día de abrir puertas. Todo ha ocurrido muy rápido». Sin embargo, quizás a la vista del poder en el sector de los nuevos propietarios, muchos esperaban que el cartel del festival fuera, en su cumpleaños, memorable. «Bueno, yo estoy muy contento con él. Estamos celebrando el 20 aniversario y creo que Kasabian como cabeza de cartel es algo fantástico. Piensa que ellos sólo han encabezado el festival de Glastonbury, que es el más grande del mundo», comenta Benn. También es cierto que el mismo fin de semana, Kasabian actúa en Lisboa. «Bueno, tenemos a The Libertines, que acaban de actuar en Hyde Park en Londres ante una multitud, y eso lo han hecho antes que ellos gente como los Rolling Stones o Bruce Springsteen, y es increíble que vayan a Benicàssim el mismo año», señala el británico, obviando que también actuaron en Lisboa el fin de semana pasado. El negocio de los festivales «indies» (salvo algunos que tienen su filosofía marcada y sus propios contactos) está, de hecho, controlado por algunas compañías con sede en Londres (entre ellas algunas de las citadas antes) y que, prácticamente, distribuyen a los artistas según su orden de importrancia a los festivales, según su categoría. Los más potentes tienen acceso a los grupos más exclusivos, y ofrecen a cada promotor los grupos que están a su «altura».

Para muchos aficionados, es evidente que faltan dos cabezas de cartel, y eso se aprecia por una simple cuestión tipográfica al mirar el poster de este año. «Es un poco subjetivo. Habrá quien piense que Paolo Nutini no merece aparecer como un gran nombre, pero habrá quien diga que M.I.A. sí que lo es y no está como tal. Hemos elegido a los artistas de esta forma y ha sido nuestra decisión este año. A la gente que esté decepcionada sólo podemos decirle que esperamos hacerlo mejor el año que viene, pero me resulta muy complicado hablar de las expectivas de la gente porque eso es muy abstracto», comenta Benn. ¿Su objetivo? «Haremos que sea el primer festival de España. Ese es mi objetivo. Y lo segundo es llegar al 30 y 40 aniversario. Quiero planearlo en una base a largo plazo, eso es fundamental para volver a ser el número uno de España». No lo tendrá fácil, porque ahora está por detrás del Sonar, el Primavera Sound o el BBK de Bilbao, y la competencia en Levante es muy fuerte. «Es un festival fantástico y no lo quiero cambiar, sino que sea más grande. Pero ahora mismo lo que quiero es tener la oportunidad de hacer la preparación del festival con un año de antelación, porque para la de 2014 no hemos podido». Ojalá haya suerte y vuelva a ser tan grande como era. «Yo creo que ya somos muy grandes. No deberías ser tan negativo... el FIB es fantástico».