Mena dirige un concentrado Bruckner

Obras de Mozart y Bruckner. Director: Juan Mena. Piano:Christian Zacharias. Orquesta Nacional de España. Auditorio Nacional. Madrid. 7-II-2016.

La Razón
La RazónLa Razón

Se había anunciado el primer concierto de Chopin, pero Christian Zacharias solicitó el cambio al n.24 de Mozart tras un accidente con la puerta de su propio coche por el que estuvo a punto de perder un pulgar. En estas condiciones no quiso arriesgarse con las escalas chopinianas y prefirió la seguridad de uno de los más bellos conciertos mozartianos. También de los más tristes y singulares. Es uno de los dos escritos en tonalidad menor, el único en juntar oboes y clarinetes y aquel con un primer tiempo más amplio, en cuyo inicio la orquesta tiene un papel más que introductorio. Zacharias bordó la interpretación, extrayendo su melancolía y también su grandeza e incorporando su propia cadencia en el primer tiempo. Precioso el Scarlatti de propina. Juanjo Mena, posiblemente nuestro director más sólidamente internacional, demostró los motivos de ello y de ser titular de la Orquesta de la BBC. Construyó una «Sexta» bruckneriana en la que no había lugar para reparos y sí para alabanzas. Majestuoso el primer tiempo, con la sección de metales de la orquesta a pleno rendimiento, y especialmente un muy concentrado segundo movimiento, el más bello de los cuatro y que, de alguna forma, enlazaba en su ambiente con el anterior concierto de Mozart, en la que se lució la cuerda. Habíamos escuchado en la misma semana al Concertgebouw y a la Sinfónica de Washington, con lo que a la ONE no le resultaba fácil mantener el tipo, pero lo logró bajo la batuta de Juanjo Mena.