Música para tocar como niños

Jean-Christophe Spinosi dirige al Cor de Cambra del Palau y se lo lleva de gira a Francia y Alemania

Protagonista. El maestro Jean-Christophe Spinosi
Protagonista. El maestro Jean-Christophe Spinosi

Jean-Christophe Spinosi dirige al Cor de Cambra del Palau y se lo lleva de gira a Francia y Alemania

Anoche fue un día importante para el Palau de la Música y sus coros. Jean-Christophe Spinosi, junto a su Ensemble Matheus, dirigió la célebre «Misa Solemnis» de Beethoven, con el Cor de Cambra del coliseo lírico como gran protagonista. La historia de la casa con esta pieza viene de lejos, que guarda una placa conmemorativa de su estreno en el Palau el 8 de diciembre de 1918 de la mano de Lluis Millet. El propio Orfeó Català realizó la primera grabación de la pieza, «claro que no suena hoy como nos gustaría», comentaba ayer Joan Oller, director general de la institución.

El concierto de anoche no va a ser un hecho aislado, porque en las próximas semanas, el Cor de Cambra viajará a Francia y Alemania para repetir el programa. El 18 de noviembre estarán en el Grand Théâtre de Provence (Ais de Provenza) y dos días después en la Konzerthaus de Dortmund. «Es un reto extraordinario, en una de las piezas más exigentes para un coro y que demuestra el nivel extraordinario del Cor de Cambra, que por primera vez cantará en solitario la partitura, con un elenco ampliado a 36 voces», comentó Josep Vila, director del Cor de Cambra.

Éste será la segunda vez que se cruzan los caminos entre Spinosi y los coros del Palau. Ya los dirigió en Valencia con un «Mesias», de Haendel. En esta coasión, sin embargo, el reto es más grande. «Siento la alegría de la inspiración cuando estoy con ellos. Con Josep nos entendemos de forma directa. Hablamos con parábolas, no con direcciones técnicas. Si les digo que aquí es como la salida del sol, saben lo que quiero decir», comentó Spinosi.

Para el director corso, esta es una pieza de gran belleza que invita a la instropección y abrirse al milagro de la música. Desde un preludio, que es como una confesión, al Benedictus, que funciona como una comunión, la obra invita a mirar al cielo y sentir asombro. «No conozco a los cantantes, pero tenemos que trabajar desde una perspectiva personal. Nos hemos de abrir unos a otros porque hace falta mucha empatía para interiorizar el universo abierto y místico que plantea», señaló Spinosi.

Proyección Internacional

La gira del Cor de Cambra confirma la voluntad de internacionalización de los coros del Palau de la Música y, sobre todo, que dichos coros vuelven a ser la prioridad absoluta de la centenaria institución. La próxima cita internacional de sus formaciones volverá a tener al Cor de Cambra como protagonista. Será el 15 de marzo de 2016, en la Philarmonie de París, interpertando en esta ocasión el «Requiem» de Morzart. El concierto se repetirá después en Dortmund, Eindhoven, Hamburgo y Polonia.