Un Schumann intenso

La Razón
La RazónLa Razón

Obras de Schumann. Barítono: Christian Gerhaher. Piano: Gerold Huber. Teatro de la Zarzuela. Madrid, 14-II-2017.

Christian Gerhaher volvió al ciclo de lied con un monográfico dedicado a Schumann. Gerhaher supo evitar el peligro de la monotonía de noventa minutos con un único compositor. Contó para ello con una baza fundamental, aprendida de sus maestros Dietrich Fischer Dieskau o Elisabeth Schwarzkopf, como es la perfecta dicción y la capacidad para matizar el fraseo. Su timbre, bastante lírico inicialmente,W se ha ido oscureciendo con el tiempo, aunque en ocasiones se pueda volver tenoril en el registro alto. El caudal no es grande, pero proyecta muy bien y sabe combinar con inteligencia el canto contenido, tal y como empezó los «Drei Gesänge Op.83», con la plena entrega que se evidenció en varias páginas a partir de «Es leuchtet meine liebe». Cuando esto sucede, cuando pone toda la carne en el asador, la voz roza el descuadre, tal y como acaeció en «Der schwere Abend». Hay en él una cierta tendencia a recrearse en la matización hasta casi la edulcoración por la atención al detalle, pero ¡qué maravilla la forma de interpretar «Einsamkeit»!

Un auténtico maestro del lied, que estuvo acompañado a algo menor nivel por su habitual Gerold Huber, de inferior vuelo. El público, que acudió hasta llenar el teatro, no salió defraudado en modo alguno sino absolutamente entusiasmado.