Nueve años sin Delibes

La Fundación que lleva su nombre hace hoy un homenaje al autor de "La sombra del ciprés es alargada"

Miguel Delibes ©ALBERTO SCHOMMER
Miguel Delibes ©ALBERTO SCHOMMER

Hace nueve años que murió Miguel Delibes.

Hace nueve años que murió Miguel Delibes. El escritor falleció a los 89 años en Valladolid. La Fundación que lleva su nombre hace hoy un homenaje al escritor. Delibes fue novelista y doctor en Derecho. También ejerció como periodista y ocupó el cargo de director del diario "El Norte"de Castilla. Debido a la censura, decidió abandonar el rotativo, en el que empezó a cultivar la concisión y el calado humanista que desprende no sólo la docena de libros publicados en esta etapa periodística, como "El Camino"(1950) y "Las ratas"(1962), sino toda su posterior obra literaria, alrededor de 70 títulos.

En 1948 recibe el Premio Nadal por "La sombra del ciprés es alargada". El escritor dedicó esta novela a sus padres, mujer y al primero de sus siete hijos, Miguel.

Un año después de recibir el Nadal publicó "Aún es de día"donde narra la vida de una ciudad de provincias tras la posguerra española. Le siguieron "El camino", "Mi idolatrado hijo Sisí", "Diario de un emigrante", "La hoja roja", "Las ratas","Cinco horas con Mario",entre otras muchas obras.

Sus cuatro últimos "hijos"fueron "El hereje"(1998) -última novela-, los ensayos "España 1936-1950: Muerte y resurrección de la novela"(2004) y "La tierra herida"(2005, al alimón con su hijo Miguel) y "Viejas historias y cuentos completos"(2006).

En 2007 aparecieron los dos primeros volúmenes de los siete que conforman su obra completa, que supervisó el entonces octogenario autor. Ese mismo año, con motivo de su 87 cumpleaños, se celebró un congreso internacional en la Universidad vallisoletana en cuyo transcurso fue presentado el libro "Luces, trazos y palabras", homenaje de una treintena de poetas como Victoriano Crémer, Antonio Colinas y Gustavo Martín Garzo.

Fue candidato en diversas ocasiones al Nobel, la última en 2010, cuando la SGAE le incluyó en la terna con el argentino Ernesto Sábato y el nicaragüense Ernesto Cardenal.

Delibes recibió durante su vida reconocimiento por su obra con diversos premios. Así en 1982 fue Premio Príncipe de Asturias compartido con Gonzalo Torrente Ballester. Por su pasión por la Naturaleza recibió el Premio PROFOR de la Asociación de Profesionales Forestales de España (1999); Medalla de Oro al Mérito en el Trabajo (1999); Premio Provincia de Valladolid (2001)

Se definió a Delibes "sin duda, como un narrador rural apasionado por la naturaleza" cuyos temas aluden a "Castilla y su drama"y creyó, según confesó en ocasiones, haber sido fiel a sí mismo. También para la crítica y los lectores, sus textos literarios y periodísticos son "un retrato fiel, y no pocas veces crítico, de las tierras y los hombres de su Castilla natal", además de "un alegato en favor de la naturaleza y de la perfecta armonía entre el hombre y su medio natural".

Ocupó el sillón "e"minúscula en la Real Academia Española. En 1983 fue Doctor Honoris Causa por la Universidad de Valladolid.