Publicidad
Publicidad
Actualidad

Pérez-Reverte: «El sistema educativo europeo está hecho para destruir la inteligencia»

El escritor defendió la lectura y relató algunas de sus experiencias en la guerra durante la presentación su nueva novela, «Sidi», en el Congreso de la Asale.

El escritor defendió la lectura y relató algunas de sus experiencias en la guerra durante la presentación su nueva novela, «Sidi», en el Congreso de la Asale.

Publicidad

La guerra, el desencanto, la literatura, la incertidumbre. El novelista Arturo Pérez-Reverte presentó su última novela, «Sidi», basada en la figura del Campeador de Vivar, en uno de los actos programados en el Congreso de la Asale de Sevilla. Una charla, precedida por la lectura de algunos fragmentos en la que desgranó las claves esenciales del héroe, pero en la que terminó hablando de la vida, del horizonte que ofrece la vida y de sus experiencias en los conflictos. Relató algunos de los capítulos que vivió en el frente durante su época como corresponsal, cómo aquella vez en que un soldado le socorrió y le ayudó a cortar la hemorragia que le había producido un corte en la muñeca izquierda. «Sentía la sangre y pensé que podía tener graves problemas, así que solicité ayuda. Era de noche y en medio de la oscuridad vino hacia mí un hombre. No pude ver su rostro y de él sólo recuerdo el olor que deja la ropa sucia y la grasa de las armas. Sin decir nada me vendó el corte. Así es la guerra».

Arturo Pérez-Reverte reveló cuáles eran sus preferencias y sus creencias más profundas: «Creo en los amigos, en que voy a morir y en los libros, que me ayudan a sobrellevar los días y entender mejor el mundo». El novelista habló del Cid, que es su Cid, el que ha glosado a partir de la documentación y la literatura (“De lo que se conoce de él, solo un 15 o un 20 por ciento es real. El resto es leyenda”), repasó detalles precisos del siglo XI y acabó hablando de la actualidad y de la deriva que está tomando la sociedad: «Todo el sistema educativo europeo está hecho para destruir la inteligencia, cualquier vestigio de individualidad. Todo el que destaca por algo, que le gusta leer, que no le gusta hacer deporte o cantar a la vez que los demás, es perseguido. Las clases no se han dispuesto para que los listos aumenten el nivel de los mediocres, sino al revés».

Publicidad

El novelista recordó el debate electoral del pasado lunes y mostró su desacuerdo con el espectáculo que ofrecieron los diferentes candidatos políticos y señaló: «Hoy en día ya no interesan las voces autorizadas. Sólo hay que ver las tertulias. Unicamente van periodistas. Nunca se acude a las personas que están autorizadas en cada una de las materias. No se las invita porque no interesa a nadie lo que tienen que decir. La pregunta es dónde están los futuros Churchill, los líderes buenos o malos que deberían conducir esta sociedad. Y la respuesta es que no hay». Después apuntó: «Pablo Iglesias, Sánchez, Casado.... no han caído del cielo. Tienen nuestros vicios y todos nosotros somos culpables de eso. Yo también».

Publicidad