Plácido Domingo: "No puedo hablar, el asunto se está investigando"

El artista comparece por primera vez en público desde que Associated Press desvelara las denuncias por presuntos acosos sexuales el pasado agosto.

El tenor y su esposa, Marta, llegando a la rueda de prensa en Moscú
El tenor y su esposa, Marta, llegando a la rueda de prensa en Moscú

El artista comparece por primera vez en público desde que Associated Press desvelara las denuncias por presuntos acosos sexuales el pasado agosto.

la comparecencia ayer en Moscú de Plácido Domingo para hablar de la gala que mañana ofrecerá era inusualmente esperada. El tenor ahora barítono es uno de los artistas más queridos en la fría Rusia, donde ha cantado casi una veintena de veces. No será una ópera sino un recital con fragmentos de zarzuela y arias. «Me siento muy feliz de estar aquí de nuevo», dijo para abrir el fuego.

El asunto de las denuncias amenazaba con monopolizar el encuentro, de ahí que todo se prepare para que Domingo solo tuviera que hablar del concierto de la Sala Crocus. Con dos pantallas en las que se reflejaba su rostro y proyecciones de sus conciertos como fondo, la mayoría de las preguntas las hizo una moderadora de la agencia TASS en una sala donde los asistentes aplaudieron cuando Domingo se sentó en el estrado.

Aunque fue imposible evitar la pregunta que lanzó AFP sobre cómo le estaban afectando las acusaciones que se hicieron públicas en agosto: «Están bajo investigación, no es posible hablar», respondió el cantante, que ha mantenido un mutismo total desde que salieron a la luz las denuncias. Al cantante le acompañaba el director de orquesta Yuri Bashmet, quien alabó la carrera de Domingo y aseguró que era un «privilegio especial» ofrecer un concierto junto a alguien que es «cálido como un sol», al tiempo que desveló una sorpresa, pues el artista «dirigirá una pieza y yo seré el solista y después intercambiaremos el papel». «Cuando veo a Plácido siento que estoy como en el Olimpo, allí, en el cielo», añadió. Además de por el maestro estará acompañado de Maria Katáeva y Oksana Shilova. La primera reveló que cantará por primera vez con el maestro y se confesó nerviosa por su debut en Rusia, dado que comenzó su carrera en Alemania y durante nueve años se subió a otros escenarios, pero no aún en el de su país de origen. «Usted cumple mi sueño de cantar en Rusia», señaló, mientras que su colega de profesión Shílova explicó que ella conoció a Domingo el año pasado en el Teatro Mariinski de San Petersburgo durante el festival de las noches blancas.

«La traviata» y conciertos

La agenda en Europa de Domingo no se ha resentido. Los teatros europeos en los que había contraído compromisos los mantiene. Europa cierra filas frente al tenor, que tras el concierto de mañana seguirá con su calendario y regresará en abril a Rusia, donde cantará «La traviata» en el Mariinsky. Pero antes le esperan la Ópera de Viena los días 25 y 28 de octubre y 1 de noviembre con un «Macbeth» (al fin cantará el personaje que canceló en el Metropolitan), para seguir en la sala de conciertos Elbphilharmonie de Hamburgo, caracterizada por su peculiar acústica y en la que en enero pasado el tenor Jonas Kaufmann fue abucheado por un problema de acústica, para recalar ya en diciembre (días 2, 5, 8 y 11) en el Palau de les Arts con «Nabucco». Posteriormente ofrecerá un concierto en La Scala el 15 de diciembre, cuatro días después, el 19 otro en el Lanxees Arena de Colonia y el 22, cuarenta y ocho horas antes de Navidad, un tercero con el que despedirá el año en Cracovia. Y 2020 arrancará con una «Traviata» en la Staatsoper berlinesa, donde volverá a ser Giorgio Germont.