Música

¿Quién dijo miedo? Los discos de noviembre huelen a muerto

En la lista de lanzamientos hay resucitados, como el álbum póstumo de Lonard Cohen y relanzamientos de Bowie y Prince. Vuelven Perales y Mojinos Escozíos, aunque no todo huele a naftalina: DJ Shadow, FKA Twigs y Beck presentan nuevo trabajo

Leonar Cohen publica disco póstumo, "Thanks for the dance"
Leonar Cohen publica disco póstumo, "Thanks for the dance"

En la lista de lanzamientos hay resucitados, como el álbum póstumo de Lonard Cohen y relanzamientos de Bowie y Prince. Vuelven Perales y Mojinos Escozíos, aunque no todo huele a naftalina: DJ Shadow, FKA Twigs y Beck presentan nuevo trabajo

Empieza el mes de noviembre en el Día de Todos los Santos y llega con novedades discográficas que huelen a camposanto. Entre los discos destacados del mes están “Mirándote a los ojos”, una regrabación de 35 temas de José Luis Perales, el disco póstumo de Leonard Cohen que su hijo promocionará por Europa, y los habituales relanzamientos de cara a la campaña navideña de David Bowie (un libro-disco de 5 CD y 12 páginas que cubre el año del “Space Oddity”) y de Prince. Tengan los gustos que tengan, habrá momentos para temblar: Robbie William publica su primer disco de villancicos y Mojinos Escozíos presenta su académico “Semos los más grandes”. También vuelven Coldplay, que algunos pensaban que estaban de parranda. Esto no es un artículo de recomendaciones navideñas.

Perales ha decidido regrabar en “Mirándote a los ojos (Recuerdos, retratos y melodías perdidas)” 35 temas entre los que están sus piezas más populares (“¿Y cómo es él?” o “Un velero llamado libertad”) y otros temas menos conocidos (aparece el 22 de noviembre). Su intención artística comparada con la comercial es bastante cuestionable, pero quizá sirva a alguien para descubrir una balada perdida. Más historia y más enjundia tiene “Thanks for the Dance” (22 de noviembre) de Leonard Cohen, un álbum en el que han participado dos españoles, Silvia Pérez Cruz y Javier Mas, entre otros grandes artistas como Bryce Dressner (The National) Richar Reed parry (Arcade Fire), Damien Rice, Daniel Lanois y Beck. Un trabajo que va más allá de la cara B de “You Want It Darker” (2016) y que, por desgracia, resulta póstumo, pero de una manera circunstancial porque Cohen estaba muy vivo como creador. ¿Será el mejor disco del mes la obra de un muerto?

De entre los archivos y los cajones de los difuntos llegan más novedades. “Conversation piece” (15 de noviembre) es uno de esos lanzamientos sobre David Bowie que quizá tengan sentido entre archiveros y fanáticos. Recoge en 5 discos y un libreto de 120 páginas que seguramente resulten desproporcionados para el oyente medio. Demos caseras (¿serán esa especie de psicofonías que te dejan indiferente y nunca descubres de qué tema se tratan?), sesiones de radio, grabaciones descartadas (por algo sería) y todo ese tipo de material de desecho que el británico generó en torno a una de sus obras maestras, “Space Oddity”, es decir, entre 1968 y 1969. Dice la hoja promocional que también hay “grabaciones de estudio junto a John Hutchinson y el grupo de música experimental y mimo, Feathers”. Mimo. No se lo pierdan.

Del rey de los cajones, es decir, Prince, no podía faltar lanzamiento acomodaticio para las Navidades. Procede del álbum “1999” (publicado en 1982, en las tiendas de nuevo el día 29), remasterizado por primera vez con el añadido de pistas inéditas, dos CD en directo y el habitual pack “deluxe” y “súper deluxe” para soltar la panoja. Mucho más concentrada y sensata parece la gran retrospectiva de Depeche Mode (a la venta el 22), aunque más abrumadora por material. Nada menos que 18 CD que recogen sus álbumes de estudio pero sin el detritus que se obtiene del fondo del trastero de los artistas. 14 por cada uno de los álbumes y cuatro más para agrupar singles, remixes, caras-b y demás. Y su libro correspondiente.

En el capítulo de miscelánea musical podemos mencionar a Robbie Williams, no por su digna carrera en solitario, sino por su capricho de 2019. Un disco de villancicos. Y doble. Este redactor no conoce a nadie que conozca a alguien que regale un disco de villancicos pero esa gente debe existir porque se publican. “The Christmas Present” (pone regalo en el título para que nos acordemos de eso, de chinchar a alguien con el disco) incluye los temitas clásicos junto a Jamie Cullum, Bryan Adams y Rod Stewart. Y e la portada sale Robbie Williams con una chistera. Mojinos Escozíos llevarán, con el próximo, unos 17 discos en 22 años. Y todos con la misma fórmula: hacer el ganso por negocio y de lo chusco identidad. “Semos los más grandes”(8 de noviembre) aparecerá cinco años después de “Semos unos máquinas” y puede que con eso ya esté dicho todo.

También es un recopilatorio pero sin duda muy interesante “Futuro perfecto”, que aparece este mes y celebra los 40 años del nacimiento de Aviador Dro con algunas regrabaciones (más necesarias por muchas razones que las de Perales) como se puede comprobar de la escucha de “Amor industrial”, producida por David Kano (Cycle).

Por fin llegamos a los vivos, o casi. Porque Loquillo se autodenomina “El último clásico” en el álbum que publica este mes, con gasolina extra gracias a las composiciones que le han prestado para este trabajos artistas más jóvenes que, seguramente, no tienen lo que hay que tener. Canciones de Marc Ros (Sidonie), Santi Balmes (Love Of Lesbian), Leiva, Igor Paskual, Carlos Zanón y su compañero de fatigas Luis Alberto de Cuenca. Por algo dice Lichis “cuando me siento un macho omega me preguntó qué haría Loquillo”. En el capítulo de veteranos al poder, pero muertos ni de coña está Beck, que publica en noviembre “Hyperspace” (día 22 de noviembre) y que será, como todos sus trabajos, más genial que superventas. “Uneventful Days” y la portada del trabajo, con letras japonesas y estética ochentera, ya anticipan que es electrónico y contiene siete pistas de las once escritas y producidas con Pharrel Williams. Posible joya, como es habitual en el californiano.

Admiradores de Beck pero en plan castizo son Fangoria, que publican el 8 de noviembre “Extrapolaciones y dos repuestas 2001 – 2019”, la segunda parte de sus versiones electrónicas de temazos “a la Nacho Canut” que incluyen “Disfraz de tigre” (Hidrogenesse), “Mi fábrica de baile” (Joe Crepúsculo) y “Toro” (El columpio asesino)... y “Soy Yo” (Marta Sánchez) y “Dame tu cariño” (Camela). La producción es de Guille Milkyway, así que los mejores ingredientes están en el guiso.

Coldplay llevan aburriendo al personal ya demasiado tiempo como para jugársela con un disco anodino. De momento, anuncian que es doble y eso puede ser el último clavo de su ataúd o ganar el órdago de chiripa. “Everyday Life” (a la venta el 22) es su octavo disco de estudio dividido en “Sunset” y “Sunrise” para que no se diga que Chris Martin no le da a la lírica conceptual. Anunciaron el disco con envío de cartas postales a sus fans y con pósters en la calle, dos métodos descatalogados que esperamos que no sean un anticipo del contenido del disco. Ellos han anunciado que será experimental con colaboraciones de Stromae, Femi Kuti y Jacob Collier. Hay rumores de que en 2020 podrían publicar un trabajo “comercial” que compense éste, más “experimental”. Muy mal presagio. Luego no digan que no lo advertimos.

Hemos dejado para el final lo menos espantoso. DJ Shadow publica “Our Pathetic age” (día 15) un disco doble que trae canciones nuevas en el primero y, en el segundo, colaboraciones de oro: Sam Herring, Nas, De La Soul, Run The Jewels, Paul Banks (cantante de Interpol), y el trío de Wu-Tang Clan, Raekwon + Ghostface Killah + Inspectah Deck. No le importará a nadie, pero eso sólo da la razón al título del álbum. Experimentación de la buena es la de FKA twigs, que publican “Magdalene” con la producción del DJ Nicolas Jaar.