Música

Ray Chen, todo un violinista

Crítica de clásica: Obras de Mendelssohn y Beethoven

La Razón
La RazónLa Razón

Ray Chen, violín. Christiane Libor, Olesya Petrova, Timothy Richards, Stephen Klemm. Orquesta de Cadaqué y Coro Estatal de Letonia. Director: Antoni Wit. Auditorio Nacional, Madrid.

Probablemente el plato fuerte del nuevo concierto de Ibermúsica fuese para el público la «Novena» beethoveniana a la que precedía, casi como aperitivo, el «Concierto para violín», de Mendelsssohn. Sin embargo, para muchos el recuerdo lo ocupará la interpretación que de él realizó el joven violinista Ray Chen (Taywan, 1989) y quizá aún más del «Capricho n.21», de Paganini. Había demostrado una técnica fuera de lo común en el primer movimiento de Mendelssohn, aunque quizá le faltase un poco de vuelo lírico y de expresividad en el segundo, pero la propina fue de locura, pues nos dejaron perplejos sus dobles, triples cuerdas y el manejo de los dedos en la endiablada pieza de Paganini, que él calificó como su preferida. Este coreano, aún poco conocido por estos lares, es, sin embargo, muy popular en las redes sociales a través de sus vídeos docentes. Si uno busca en Youtube se encontrará ese capricho con él junto a bastantes orquestas. Toca, además, el Stradivarius «Joachim» de 1715, que perteneció al célebre violinista Joseph Joachim, y hasta es posible que le sirviera para los estrenos del concierto para violín y el doble concierto de Brahms. Pura historia.

No dejó de ser curioso volver a una plantilla orquestal más reducida, más cercana a los orígenes, de la que se acostumbra hoy, con unos cincuenta atriles y otras tantas voces en el coro. Ello hizo que por momentos sonasen más los metales que la cuerda, lo que además viene favorecido por la acústica del Auditorio Nacional. El director Antoni Wit empleó tempos bastante ligeros, como no podía ser de otra forma con esa plantilla, y dirigió con impulso entusiasta. La Orquesta de Cadaqués sigue a buen nivel y los coros letones también estuvieron a la altura. Sin duda, supondrá un contraste con la versión que ofrezca la Sinfónica de Madrid en su tradicional concierto de diciembre.