Sin Lou Reed, «la vida es una pocilga»

Flores en el Hotel Chelsea por el poeta maldito. Los grandes del rock siguen despidiéndose del compositor, sobre todo por las redes sociales

Aliados. David Bowie, otro de los grandes iconos de la música, y Lou Reed, en una instantánea de los años 70, cuando se fraguó la amistad entre ambos cantantes

Un ramo de flores se deposita en la esquina de la derecha de la entrada del legendario y a la vez infame Chelsea Hotel de Nueva York, por el que pasaron Andy Warhol, Iggy Pop, Patti Smith, Leonard Cohen, Bob Dylan y Lou Reed, entre otros. Parecía que se habían comprado en una de las tiendas de ultramarinos que hay a lo largo de la Calle 23, donde se ubica el hotel. También daba la sensación de que se había puesto con cuidado. Quizá con miedo a que Lou Reed, conocido por su mal humor, saliese a dar una contestación inapropiada.

Lo cierto es que después del anuncio de la revista «Rolling Stone» de la muerte del neoyorquino sobrevivió el silencio. Nadie pudo ponerse en contacto con su publicista para confirmar la noticia. Tampoco los músicos, cantantes y otras «celebrities» parecían estar dispuestos a lanzarse a mandar mensajes de condolencia. Pero, una vez confirmado su fallecimiento, poco a poco empezaron a aparecer las despedidas a Reed. Así, el músico galés John Cale, con quien Lou creó la banda The Velvet Underground, indicó que «el mundo ha perdido a un excelente compositor y poeta. Y yo he perdido a mi compañero de patio de colegio. Dos niños que se conocieron hace 47 años. Luchamos y amamos de la misma manera. Perder a uno es incomprensible. Las risas que compartimos hasta hace semanas estarán para siempre», explicó Cale. «Era un maestro», declara suscintamente en su página web David Bowie, que en 1972 produjo el segundo álbum en solitario de Reed, «Transformer».

La eterna «madrina del punk», Patti Smith, que apenas pudo hacer declaraciones por el eco de la noticia, alcanzó a decir que «estoy de luto por la pérdida de uno de mis amigos más importantes». «Quiero tanto a Lou Reed. Siempre», indicó por su parte Flea, de los Red Hot Chili Peppers. Iggy Pop, que en los años 70 compartió apartamento en Berlín con Reed y Bowie y también pasó por el infame Chelsea Hotel, reconoció que la muerte del artista es una de esas «noticias deprimentes».

Todos limitados por el tiempo

Morrissey le dedicó una mención especial en su blog True to You: «No hay palabras para expresar la tristeza por la muerte de Lou Reed. Él estuvo ahí toda mi vida. Siempre estará cerca de mi corazón. Gracias a Dios por aquellos como Lou que se mueven por sus propias leyes. De otra manera, imagínense qué aburrido sería el mundo. Yo conocí al Lou de los últimos años, siempre de buen corazón. Su música perdurará más allá del tiempo. Todos estamos limitados por el tiempo, pero hoy, con la pérdida de Lou, la vida es una pocilga», termina.

Pero hay más lamentaciones: así, el miembro fundador de Kiss Paul Stanley indicó que fue un «músico, artista y pionero que siguió sus propias reglas». E incluso el presidente del Consejo Pontificio de la Cultura, el cardenal Gianfranco Ravasi, también quiso rendir homenaje a Reed en su cuenta Twitter al reproducir el estribillo de «Perfect Day», la canción de culto del cantante estadounidense: «Oh, it's such a perfect day/ I'm glad I spend it with you/Oh, such a perfect day/ You just keep me hanging on».