Siri Hustvedt: "La historia necesita el feminismo"

Por su pensamiento crítico, su compromiso ético, su talento literario y ensayístico esta escritora norteamericana de origen noruego, que este año publicaba nueva novela en España, «Recuerdos de futuro» (Seix Barral), ha sido reconocida con el Premio Princesa de Asturias de las Letras, que con anterioridad consiguió su marido, Paul Auster.

“Trump es un psicópata. Pero el problema no es que exista gente así, sino que varios millones de personas votaran por él”. Así describía la novelista estadounidense Siri Hustvedt al presidente de Estados Unidos, horas después de conocer que había recibido el Premio Princesa de Asturias de las Letras 2019. La noticia le ha cogido en Londres, donde se encuentra para presentar su nueva novela Memories of the future (Recuerdos del futuro). ¿Lo primero que hizo? Llamar a su marido, el también afamado novelista Paul Auster, que recibiera el mismo galardón en 2006. «Siento que es algo maravilloso que dos personas de la misma familia ganen este premio. Entonces fue un placer verle ganar este premio y estoy segura de que él se siente igual ahora», señaló en un acto ante la prensa en el Instituto Cervantes de Londres. En primer lugar, Siri Hustvedt ha querido expresar su gratitud por haber recibido el prestigioso galardón, pero destacó unas palabras de su padre: «Me dijo que la gracia es algo que no mereces y que no necesariamente te ganas, pero la correcta respuesta a la gracia es la gratitud».

Beauvoir y Lee Krasner

Un reconocimiento que le llega tras una carrera tan prolífica en obras (novelas, ensayos, poesías,...) como en mensajes a favor de la igualdad de la mujer en la cultura. Por eso, aunque un premio como este pueda ayudar a la novelista a quitarse la etiqueta de «mujer de Paul Auster», Hustvedt insiste en la necesidad de combatir la «idea generalizada en el mundo de la cultura de que la identidad de una mujer está supeditada a un hombre».

Para la escritora de origen noruego, ejemplos como los de Simone de Beauvoir (esposa de Jean Paul Sartre) y Lee Krasner (esposa de Jackson Pollock), hacen evidente que la figura de la mujer en la cultura debe ser reconocida como tal, y no estar escondida tras la figura masculina. «Creo que necesitamos el feminismo, porque la historia no ha acabado y porque para mí, representa un tipo de humanismo. Porque es una forma de pensar sobre la liberación de los seres humanos, sobre las restricciones de género. Y creo que las mujeres, y aquellas personas que no se identifican como hombre o mujer, son liberados gracias a las ideas del feminismo».

Pero los mensajes de Hustvedt no se han ceñido únicamente a reivindicar el papel de la mujer en la literatura y el arte. Ella ha sido siempre muy crítica con el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y en esta ocasión, no ha dudado en calificar al mandatario como un «psicópata, racista y misógino» que sería incluso más peligroso para la humanidad si no fuera por su «estupidez».

Además de novelista es una afamada ensayista, poetisa y estudiosa del movimiento feminista, así como una experta en neurociencia y psicoanálisis. Precisamente el reconocimiento otorgado reconoce «su contribución al diálogo interdisciplinar entre las humanidades y las ciencias desde una perspectiva feminista y desde una preocupación por las cuestiones fundamentales de la ética contemporánea».

El premio fue asignado a la novelista estadounidense tras ser elegida entre 28 candidatos de 17 nacionalidades diferentes, y con ello sustituye a la novelista francesa Fred Vargas, quien se llevó el galardón en la edición de 2018. Anteriormente, el premio había sido para nombres como Adam Zagajewski, Leonardo Padura, Richard Ford o John Banville.

Hustvedt es autora de varios «best sellers» como «El verano sin hombres», «Todo cuanto amé», «La mujer temblorosa» y «Elegía para un americano», y hace unos meses presentaba su último título, «Memories of the future» (Recuerdos del futuro), un libro que ella misma definió como «un libro sobre el tiempo». Aunque evita hacer grandes «spoilers», sí nos dejó una descripción algo más amplia sobre su reciente obra: «Este libro trata sobre una mujer anciana, que descubre un diario que ella misma guardó cuando tenía 23 años. Y es básicamente un dialogo consigo misma. La versión mayor recontextualiza las experiencias de la versión joven».

A pesar de la existencia de «momentos más serios y tristes», reveló que es una novela principalmente cómica. «Me reí mucho cuando la estaba escribiendo», afirmó.

La mirada al pasado de la novelista de origen noruego no es, sin embargo, algo nuevo para ella. Gran admiradora de Charles Dickens, confiesa que «cuando tenía apenas 13 años leyó David Copperfield» y quedó prendada: «Fue en ese momento en el que decidí que quería escribir novelas». Pero la admiración por el escritor inglés, cuyo museo se encuentra a apenas 20 minutos a pie del Instituto Cervantes, viene de antes: «Mi abuela noruega, la madre de mi madre, leyó a Dickens en noruego una y otra vez. Era su autor favorito. Hay una continuidad generacional de amantes de Dickens en mi familia». «Mi libro favorito de él es uno que no tanta gente ha leído, que fue su última novela, ''Our mutual friend'' (Nuestro amigo común). Creo que es una obra maestra. Si hubiera sabido más sobre neurología en el momento de mi tesis, hubiera escrito más sobre su conocimiento de la ciencia del momento, y sus análisis sobre la medicina y problemas neurológicos», explicó la escritora.

Y, es que, la novelista no solo ha sido una fiel lectora de la obra de Dickens, sino que incluso su análisis fue el tema de su tesis doctoral. Por lo que no es de extrañar que la nueva novela de Hustvedt, que mostraba con orgullo durante el acto, tenga «varias referencias a Dickens».

Su mirada al pasado parece reflejarse también en el hecho de que no cuenta con redes sociales. «Estoy un poco por detrás de mi tiempo», reconoció. Es consciente de que en los tiempos modernos las novelas extensas ya no abundan tanto, pero está segura de que estas piezas no desaparecerán. «El placer que sentía cuando era pequeña en leer esas novelas largas está implícito en esta última novela», insistió.