Heterodoxos y musicales

El género sigue muy presente en la cartelera teatral tras las fiestas, aunque con montajes más intensos y diferentes

Los conciertos participativos que organiza La Caixa dejan a Haendel a un lado y apuestan por los musicales
Los conciertos participativos que organiza La Caixa dejan a Haendel a un lado y apuestan por los musicales

El género sigue muy presente en la cartelera teatral tras las fiestas, aunque con montajes más intensos y diferentes

La vida es de la heterodoxia, de ponerse delante del espejo, olvidarse del buen aspecto, sacar la cara más horrible posible y encontrar algo de valor real dentro de lo peor de uno mismo. Está bien poner cara de galán y seducir a tus semejantes, pero eso sólo es una reproducción, una repetición, un confort reptiliano, tan animal y básico que sólo garantiza la supervivencia de la especie.

No, está mucho mejor poner cara de loco y conseguirlo igualmente. Nadie se quejará de la belleza de los lugares comunes, pero éstos sólo sirven para descansar, coger fuerzas, y atreverse luego a ser diferente, a discrepar, a inventar, a cantar y morder. Los musicales son eso, un escenario donde los locos y feos cantan y muerden, el summum del teatro.

Después de la ligereza de las navidades, en los que parece que la cartelera esté llena de musicales y espectáculos familiares, este arranque de 2016 demuestra que queremos estar enamorados de los musicales todo el año. Aunque la nueva tanda de espectáculos destaca por una cosa, son musicales porque hay música, a partir de aquí se acabaron las similitudes. ¡Viva la heterodoxia!

El musical más esperado y popular de este arranque de 2016 será «Rent». A partir del 23 de enero, el Casino L’Aliança del Poble Nou acogerá una adaptación, liderada por Daniel Anglès, de un espectáculo que este año cumple su 20 aniversario, pero que nunca hasta ahora había sido traducida al catalán. Esta adaptación libre de «La boheme», ambientada el Nueva York de los 90, asolado por del sida en el Nueva York de los 90, supuso una renovación del género, que demostró que podía tener inquietudes sociales. Al mismo tiempo, en el Espai Brossa habrá otra «La Bohèmia», esta vez un espectáculo de pequeño formato creado por Agustí Humet, que ha creado un concierto teatralizado para hablar de aquel París de entreguerras, lleno de vida, artistas, escritores y absenta.

En febrero llegará «Sang i fetge», en el Teatro Victoria. Musical sobre el sitio de Barcelona en el 1714, cuenta con grandes nombres como Joan Font en la dirección, Marc Rosich en la dramaturgia, y Salvador Brotons en la música. Mientras, otra propuesta diferente, con la Ciudad Condal como protagonista, será «Oh my god Barcelona». El Maldà acogerá el estreno de la compañía Bratislava de una adaptación de la opereta cómica de Offenbach «La vie parisienne».

Tampoco hay que olvidar el regreso en marzo de Les Luthiers. El Fórum acogerá la antología «¡Chist!!» que nos permitirá recuperar los mejores momentos de la célebre compañía.

Curioso también será «El musical, grandes éxitos», un concierto participativo organizdo por La Caixa y Stage Entertainment que llevará al Teatro Tívoli grandes aficionados al musical que por un día podrán cantar sus canciones favoritas. Con músicos profesionales y solistas como Nina o Talia del Val, se cantarán de «Jesucristo Superstar» a «Los Miserables».

Por último, el Victoria recupera del 20 al 31 de enero «Guerra», obra que une a Refree, Albert Pla y Fermín Muguruza para hablar de los males de la violencia.