«La dama duende», el legado de Narros llega al Español

El regista fue director del coliseo madrileño en dos ocasiones. Diana Palazón protagoniza la comedia de Calderón, la última obra del director antes de morir

Iván Hermés y Chema León, criado y caballero, en el montaje de Miguel Narros

El pasado 21 de junio murió uno de los grandes directores de la escena española, Miguel Narros. Trabajó hasta el final. Y no es un decir: llegó a ver estrenada su última obra, «La dama duende», un clásico de Calderón de la Barca que pasó por varios festivales. En un cabal homenaje, la que fuera su casa, el Teatro Español –Narros fue su director de 1967 a 1971 y de nuevo de 1984 a 1989– ha estado rápido en programar su estreno madrileño postrero. «Hace especial ilusión», reconoce el productor del espectáculo y pareja del director, Celestino Aranda, quien compartió su trayectoria los últimos 35 años. «Fue una propuesta del delegado de Cultura y de Natalio Grueso. Estoy muy agradecido y me parece que está muy bien que se pueda hacer la función en el Español, que para Miguel ha sido parte muy importante de su carrera». Y añade: «Para mí, es el mejor teatro de Madrid, el de mejor formato».

La hizo en 1954

Hacía años que el director quería retomar esta obra. «Es una función muy bonita que Miguel dirigió cuando era jovencísimo, le hizo mucha ilusión recuperarla», explica Aranda. «Hizo un trabajo muy minucioso, estuvo siempre encima del actor, cuidando mucho las interpretaciones. Es una función muy delicada, sutil, en la que enseguida todo chirría si no está muy ajustado». Comedia de tapada por antonomasia, la dama del título enredará todo lo enredable, incluyendo un lío de habitaciones contiguas y extrañas sicofonías, para lograr que la casen con quien ella quiere. Junto a Palazón, Chema León y Marcial Álvarez, entre otros, protagonizan el montaje. «Es una comedia preciosa, un texto que es una maravilla», recuerda Aranda, que no vio la primera versión de Narros (fue en 1954) pero que, por lo que el propio director le contó, explica que «aquél era un trabajo mucho más ingenuo, menos trabajado. Esto es algo más maduro». Recuerda Aranda que Narros «era muy divertido y disfrutón: le gustaba reírse y pasárselo bien: una persona generosa y muy buena gente». Y añade, sobre su larga y variada carrera: «Le gustaban los autores buenos y los buenos textos: en definitiva, le daba igual que se tratara de un clásico o un texto moderno siempre que fuera buen teatro».

Una fundación y una escuela

Aranda planea crear para 2014 una fundación y una escuela de teatro en Madrid con el nombre de Miguel Narros, además de mantener vivas sus obras: «Me gustaría volver a montar cada año alguna producción de las más míticas». Ya tienen sala de ensayos, y están en buscando ayudas y dando forma al proyecto.

- Cuándo: hasta el 15 de septiembre.

- Dónde: Teatro Español. Madrid.

- Cuánto: de 5 a 22 euros. Tel. 91 360 14 80.