0-1 Estrellas fugaces

Messi y Cristiano sólo jugaron 45 minutos

Poco de Messi, menos todavía de Cristiano y al final de la primera parte, 0-0 y las dos figuras, al banquillo. El duelo de las estrellas, el vigésimo séptimo capítulo de los Messi-Ronaldo, que se disputó anoche en Old Trafford, no pasará a la historia como el gran enfrentamiento entre los dos jugadores que dominan el panorama futbolístico. Vale que era un amistoso, pero con ellos sobre el césped siempre se espera algo más, una genialidad, un detalle, un gol... Pero los aficionados ingleses que no llenaron el Teatro de los Sueños se quedaron con las ganas. El delantero del Barcelona estuvo más en contacto con la pelota que su «enemigo» porque los argentinos jugaron a dominar la posesión. Es más, los primeros 20 minutos sólo la tuvieron ellos, ya que ejercían una presión alta que impedía a Portugal salir de su campo. Los suramericanos volcaron el juego por la derecha, donde aparecía Messi y Biglia era el futbolista más activo. Leo está ahora más alejado del área tanto con su selección como con el Barça, pero casi todos los pases de gol que intentó ayer los estrellaba contra la defensa lusa. No encontró el toque mágico de los último tiempos, cuando recibe en la mediapunta, se gira y da una asistencia. Ayer los intentos eran desde más lejos, por lo tanto, la probabilidad de fallo era mayor. La mejor llegada de Leo desde esa segunda línea, tras combinar con Biglia, terminó con un remate al poste desde una posición en la que apenas tenía ángulo. Fue su único tiro de un partido en el que se fue apagando hasta dar el relevo a Tévez.

También un disparo claro tuvo Cristiano, pero se enredó en el área y acabó chutando demasiado alto. Al madridista le castigó el pobre juego de los suyos. Está peor rodeado que en el Real Madrid, y lo nota, pero aun así se las apaña para ser el salvador. Lo ha sido en los dos últimos partidos internacionales oficiales que ha disputado, que terminaron con 1-0, gol suyo. Para tocar su primer balón en el estadio que le vio crecer, «CR» tuvo que retroceder muchos metros para recibirla directamente del portero. Jugar arriba era desesperante porque por ahí no llegaba una pelota, sobre todo durante el tramo inicial. Después, Portugal se estiró y Bosingwa comenzó a aparecer con la derecha, con más frecuencia que eficacia. Llegó la ocasión de «CR» y una acción fortuita de la que fue protagonista. Al intentar rematar un córner, golpeó el estómago de Biglia, que quedó tendido en el suelo. El «7» se fue a ayudarle rápidamente y le cogió las piernas y las movió para intentar que al argentino le llegara el aire. Poco más se supo del máximo goleador de la Liga, que se queda por quinto partido del curso sin anotar, el segundo con su selección, pero los dos amistosos. En los oficiales ha cumplido.

Si alguien pensaba que el duelo de ayer podía sumar unos puntos para el Balón de Oro, por la cercanía del cierre de las votaciones y de conocerse a los tres finalistas, nada de nada. «El trabajo ya lo he hecho», aseguró hace unos días Cristiano, el favorito para ganar el título.

El partido no cambió demasiado sin el «7» y el «10», pero sí se movió el marcador. El carrusel de cambios afectó algo al ritmo, pero el dominador de la pelota siguió siendo Argentina, con Portugal buscando las salidas en velocidad. Tocaba el balón la albiceleste, pero la muralla rival se inmutaba todavía menos que en la primera parte, en la que Beto sí tuvo que intervenir más para detener un remate de Pastore, y en la que pisó con más peligro el área lusa. La opción más clara tras el descanso la tuvo Higuaín, pero quedó anulada por fuera de juego que era. En el instante final, el joven Guerreiro marcó de cabeza y se dio una alegría para él y para Portugal.

- Ficha técnica:

0. Argentina: Guzmán; Roncaglia, Otamendi, Demichelis, Ansaldi (Silva, m.73); Biglia, Mascherano, Pastore (Pereyra, m.73); Di Maria (Lamela, m.60), Higuaín (Tévez, m.60) y Messi (Gaitán, m.46).

1. Portugal: Beto; Bosingwa, B.Alves, Pepe (José Fonte, m.46), Tiago Gomes (Guerreiro, m.51); Moutinho, Andre Gomes (Adrien Silva, m.66), Tiago (William Carvalho, m.76); Nani, Danny (Quaresma, m.46), Ronaldo (Eder, m.46).

Gol: 0-1, m.91: Raphael Guerreiro.

Árbitro: Martin Atkinson (GBR). Amonestó a los argentinos Ansaldi (m.30) y Lamela (m.82), y a los portugueses Moutinho (m.31) y Tiago (m.56)

Incidencias: partido amistoso disputado en el estadio Old Trafford, en Manchester. El técnico del Manchester United, Louis van Gaal, el entrenador del Nápoles, Rafa Benítez, y el futbolista del United, Radamel Falcao García, asistieron al encuentro.