Tenis

El día que Djokovic pensó en dejar el tenis

El serbio se confesó en una entrevista en Sky Sport

FILE PHOTO: Serbia's second seed Novak Djokovic plays a shot to Pablo Carreno Busta during his three-set victory over the Spaniard in the third round of the Monte Carlo Masters.
Djokovic, durante un partido en Roland GarrosEric GaillardReuters

Novak Djokovic es el actual número uno del mundo y está en la pelea histórica por ser el tenista con más Grand Slams conquistados de la historia: suma 17, por 19 de Nadal y 20 de Federer, aunque esa pelea está parada ahora por la pandemia por el coronavirus. En 2010 sólo sumaba uno de estos preciados títulos (el Abierto de Australia conseguido dos años antes) y el tenista serbio ha confesado en una entrevista a Sky Sport en este confinamiento que esa fue una temporada clave en su carrera. En Roland Garros perdió en los cuartos de final ante el austriaco Melzer, que le remontó dos sets para imponerse por 3-6, 2-6, 6-2, 7-6 (7/3) y 6-4. Todos esperaban un Nadal-Nole en cuartos que no se llegó a producir. “Lloré después de esa derrota”, admitió Djokovic en esa entrevista. “Fue un mal momento, quería dejar el tenis porque lo vi todo negro. Había ganado en Australia en 2008, era el número 3 del mundo, pero no estaba contento. perdía los partidos más importantes contra Federer y Nadal y sabía que podía hacer más. Desde ese momento me quité la presión , comencé a jugar más agresivamente: fue un punto de inflexión, una transformación, porque después me liberé”, insistió. Esa misma temporada alcanzaría las semifinales de Wimbledon y la final del Abierto de Estados Unidos y ya en 2011 empezaría su despegue definitivo, con tres “Grandes” conquistados (Australia, Wimbledon y Abierto de Estados Unidos), el número uno del mundo...

Nole también citó cuáles han sido los mejores partidos de su carrera, para él: está la final de Wimbledon de 2019 contra Federer, en la que remontó dos puntos de partido al resto; y también la del Abierto de Australia de 2012 contra Nadal que se fue a las cinco horas y 53 minutos de duración, en la que tuvieron que sacar sillas para que pudieran aguantar la ceremonia de entrega de trofeos y en la que Djokovic escapó de un 4-2 en contra en el quinto set.