Luka Romero: con 15 años debutó en Primera, con siete estaba jugando con Alves en la playa

Al ex del Barça le impresionó en unas vacaciones un niño que daba toques en la playa. "Fotos a él, es Messi", dijo a los fotógrafos que los vieron jugar juntos. Ese chaval juega en el Mallorca y es ahora el debutante más joven en Primera

REAL MADRID / REAL MALLORCA
Luka Romero (d), el jugador mas joven en debutar en la liga española de Primera División, abandona el terreno de juego a la finalización del encuentro correspondiente a la jornada 31 de primera división que han disputado esta noche frente al Real Madrid en el estadio Alfredo Di Stéfano, en MadridJuanJo MartínEFE

Vicente Moreno daba instrucciones a Luka Romero, una mano por encima de su hombro y otra en el pecho, para tantear. «Le iba a tres mil por hora», dijo el entrenador del Mallorca. Cómo no, cuando con 15 años y 219 días estás a punto de debutar en Primera, y además ante el Real Madrid. Si no es para ponerse nervioso... Era el minuto 83 y el joven atacante del que tanto se habla desde hace tiempo hizo historia al convertirse en el futbolista más joven en debutar en la máxima categoría del fútbol español. «Lo ha hecho muy bien», opinó Moreno. «Si le vamos dando estímulos seguro que va a crecer», insistió, antes de advertir: «Es un niño». Y ahí está la clave: gestionar un talento tan precoz es complicado porque se corre el peligro de que se estanque. Ya es «el nuevo Messi» o «el Messi mexicano» y eso no es fácil de digerir, por mucho que derroche talento y que recuerde al fenómeno del Barça tanto en su físico pequeño y su media melena como en sus movimientos, en su regate fácil y en la manera de llevar la pelota cosida al pie.

El padre del futbolista, Diego Moreno, ya dijo cuando Luka empezó a entrenarse con el primer equipo que, aunque era un halago, no le gustaba la comparación con Messi porque eso suponía añadir presión. Pero el apodo, en esta ocasión, no se lo puso la Prensa, lo dijo Dani Alves, sí, el ex del Barcelona. Resulta que el lateral estaba de vacaciones en la playa de Ses Illetes, en Formentera, y en la arena había un niño dando toques a un balón y no se le caía. Cientos de toques. Entonces se puso a jugar con él y el momento lo grabaron curiosos y paparazzis mientras el brasileño decía: «Háganle fotos a él, que es Messi». Otros jugadores como Verratti o el fallecido Reyes también compartieron un rato de fútbol-playa con ese niño. Era 2012 y Luka tenía siete años, pero ya destacaba. Incluso antes, el Barcelona se había interesado en él, pero a tan corta edad no lo podía fichar salvo que sus padres se desplazaran a la Ciudad Condal, cosa que no hicieron.

Su padre Diego es argentino y uno de los «responsables» del amor de su hijo por la pelota. Luka nació cuando su papá jugaba en México, por eso tiene la triple nacionalidad, aunque de momento ha jugado en las inferiores de la albiceleste. Diego viajó de México a España y estuvo en varios equipos de Andalucía, para terminar en el Formentera, donde empieza esta historia. Él todavía jugaba cuando su hijo, que había destacado en el Penya Esportiva Sant Jordi de Eivissa, fichó para el alevín del Mallorca en 2015, después de lo del Barça, de lo de Alves... Se ha estrenado en Primera sin contrato profesional, aunque sí le dan una ayuda económica y le pagan la vivienda. Hace tiempo firmó con una famosa marca deportiva, según pone en su cuenta de Twitter, donde escribió: «Ha sido un momento inolvidable. Gracias a todo el cuerpo técnico y al Mallorca por haberme dado esta oportunidad. Nunca olvidaré este día. Fue una lástima perder, pero seguimos creyendo».