¿Quién ha dado más a quién: el Barça a Messi o Messi al Barça?

El “10” llegó al equipo azulgrana con 13 años, se convirtió en el mejor jugador del mundo y protagonizó la época más exitosa del club

Thumbnail

El burofax de Messi parece un punto sin retorno en la unión del argentino con el Barcelona, que lleva 20 años de duración, de 2000 a 2020. Ha dolido en el club la fría manera que ha tenido el jugador de querer marcharse sin decir adiós y está dolido el futbolista con Bartomeu, con el que ha tenido varios encontronazos, sobre todo durante este curso, siendo la puntilla la forma de “despedir” a Luis Suárez, el gran amigo del “10” y tercer máximo goleador en la historia del Barça, solventado con una llamada de teléfono del nuevo entrenador, Koeman. El presidente dijo en su entrevista en los medios oficiales del club que había jugadores que tendrían que salir con honores, y no ha sido así. Son cuestionables las formas de todos. Llegados a estas alturas una marcha atrás de Leo es difícil y Bartomeu no parece que tenga la intención de dimitir así que la relación está rota y la única solución posible que se ve, si Messi no lleva razón en lo de su cláusula liberatoria, es negociar una salida a cambio de dinero. Son 20 años en el club, 16 de ellos en la primera plantilla, una simbiosis casi perfecta pese a los últimos tropiezos en la Champions, pero ¿quién ha dado más a quién? Estos son los argumentos de cada uno:

El Barcelona ha dado más a Messi

El equipo azulgrana contrató a Messi cuando apenas era un niño que además tenía un problema con la hormona del crecimiento. Pese a ser tan bajito, destacaban sus cualidades futbolísticas y fue fichado para ir a La Masia con 13 años de edad. Incluido en el traspaso estaba el tratamiento que le pagaron para solucionar su problema. Destacó desde pequeño y debutó en el primer equipo con 17 años. En Barcelona encontró todo lo necesario para poder desarrollarse como jugador y pasó de aprender de Ronaldinho y compañía a liderar el equipo y batir infinidad de récords. Ha ganado 34 títulos, entre los que se incluyen 10 ligas y 4 Champions, además de la gloria individual de siete Pichichis y seis Balones de Oro, cifras a las que nadie había llegado antes. Es el máximo goleador de la historia de LaLiga. Junto a sus éxitos en el césped fue creciendo también su cuenta corriente. Hasta nueve veces le han revisado el contrato en sus 16 años en el primer equipo, y la décima iba en camino hasta que la paró el propio jugador. Incluso en la última ampliación se le concedió la posibilidad de abandonar el club gratis a final de cada curso, cláusula que para muchos es una locura y a la que ahora se agarra el “10″. Es el futbolista mejor pagado del planeta, con una cifra que según el portal “Calcio e Finanza” está en la actualidad en los 39 millones de euros libres de impuestos, lo que supone que para el club el gasto es el doble. Cobra más del doble que el siguiente de una plantilla cuya masa salarial se “come” la mayoría del presupuesto del club. Y el Barcelona siempre le apoyó y estuvo de su parte (con alguna de esas subidas de sueldo) cuando fue acusado de defraudar a Hacienda. Quizá las cualidades que tiene las hubiera podido explotar igual o mejor en otro club, pero eso no se sabe ni se sabrá. Lo que sí se sabe es que en el Barça no le ha ido nada mal.

Messi ha dado más al Barcelona

Leo Messi debutó con el primer equipo del Barcelona el 16 de noviembre de 2003, en un partido amistoso contra el Oporto de Mourinho. El 16 de octubre de 2004 fue su estreno oficial en un encuentro de Liga contra el Espanyol. Esa temporada disputaría siete partidos del campeonato doméstico, que el Barça de Rijkaard terminaría ganando después de seis años en blanco. Era todavía el “Barcelona de Ronaldinho”, que repetiría título en 2006 y le sumaría la Champions, la segunda de su historia. Messi no pudo disputar aquella final contra el Arsenal por lesión, pero fue muy importante en la competición europea, por ejemplo en la delicada eliminatoria de octavos contra el Chelsea, en la que el argentino fue el mejor en Stamford Bridge. Tras un bajón de dos años con el declive del equipo de Rijkaard, llegó Guardiola para dar un impulso más: el Barça del sextete; la explosión del Messi goleador como “falso nueve”; los calificativos de “mejor equipo de la historia”, para muchos, a ese grupo con Leo de líder y Xavi, Iniesta, Puyol, los seis Balones de Oro... La tradición de ganar títulos año tras año que se ha mantenido hasta ahora, porque aunque los últimos años en la Champions haya habido tropiezos sonados, el conjunto azulgrana ha seguido ganando ligas y Copas, competición esta última en la que llegó a disputar seis finales seguidas. Es la mejor época de la historia del club, y prolongada. Antes de Messi el Barça tenía 16 ligas, ahora 26, un estirón importante en tres lustros que le ha acercado al Real Madrid; antes de Messi sólo había conquistado la Champions de Wembley con Cruyff en el banquillo y el gol de Koeman, ahora tiene cinco; y con seis Copas del Rey se ha perpetuado como rey de esta competición.