Carlos Sainz, segundo en Monza, roza la victoria en el Gran Premio de Italia

El madrileño acabó por detrás de Gasly, que venció después de una carrera que tuvo que ser suspendida. Hamilton fue sancionado y debió remontar

No pudo ser. Sainz apuró todas sus opciones y estuvo muy cerca de ganar. Pero la faltó algo de suerte porque Gasly, que llevó a cabo un final de carrera brillante, de repente, se encontró en primera posición tras una serie de circunstancias y, por supuesto, con algo de fortuna. Fue una carrera extraña, con dos salidas desde parado y un final agónico en el que Sainz recortó décima a décima.

Sainz arrancó desde la tercera plaza y superó a Bottas en el momento de la salida, algo que entraba en el guion de su estrategia porque así metía un coche por delante de sus teóricos rivales, Verstappen y Pérez. Además, la jugada salió mejor todavía porque Norris se coló también por delante del Mercedes y contuvo lo envites del nórdico mientras el madrileño tomaba cierta ventaja.

Las vueltas avanzaban, Hamilton se escapaba y Sainz se mantenía en una cómoda segunda plaza por delante de Norris, Bottas, Pérez y Verstappen. Sin embargo, minutos después se produjo una situación algo confusa. El monoplaza de Magnussen se quedó averiado a escasos metros de la entrada del carril de boxes y, ante la imposibilidad de retirar el coche, la dirección de carrera neutralizó la prueba sacando el coche de seguridad. Esta alerta “pilló” a Hamilton entrando en meta y fue entonces cuando decidió entrar en boxes y sustituir las ruedas, algo que, por el contrario no hicieron el resto de sus rivales salvo Giovinazzi. Y no lo hicieron porque en ese momento los árbitros “cerraron” la entrada en boxes para no interferir en las labores de retirada del monoplaza averiado. Una cuestión de seguridad. Al giro siguiente todos cambiaron de ruedas y la situación en clasificación parecía no cambiar hasta, segundos después, Leclerc sufrió un fuerte accidente. El monegasco no sufrió heridas, pero dejó la zona de protección del muro de la curva parabólica destrozada, lo cual provocó la suspensión de la carrera para reparar esta parte del circuito. Habría una pausa y una nueva salida desde parado, otra vez en la parrilla de salida. Además, los comisarios sancionaban a Hamilton con un stop&go por no cumplir la norma.

Clasificación GP Italia 2020:

La carrera se reanudó con una nueva parrilla, con el orden con el que había quedado la clasificación en el momento de sacar la bandera roja de la suspensión. Sainz arrancaba desde la sexta plaza porque, antes, otros coches habían parado en boxes y se encontraron por delante de forma casual. El madrileño volvió a salir bien, adelantó a Raikkonen de forma apurada y por delante Hamilton caía en la clasificación para cumplir su sanción. Sainz enseguida alcanzaba la segunda plaza y empezaba una persecución brutal con Gasly, que estaba primero por aquello de haber cambiado ruedas poco antes de la suspensión. El español fue recortando décima a décima. Pero Gasly aguantaba bien. Sólo restaban tres vueltas y la diferencia era de sólo 1,2 segundos. Finalmente, el francés aguantaba y Sainz terminaba segundo. Su mejor resultado.