La increíble sanción que puede sufrir Neymar tras su pelea con el español Álvaro González

El futbolista brasileño golpeó al rival porque dice que le había llamado mono durante el partido

Neymar salió del campo cabreado, sin ninguna gana de calmarse y sin ningún tipo de arrepentimiento por lo que había sucedido en el campo con Álvaro González, el futbolista español. Neymar le había dado una colleja y había sido expulsado de un volcánico PSG-Olympique de Marsella, que había perdido el subcampeón de Europa (0-1). Tanto el brasileño como Di María acusaron durante el partido a González de haberles insultado y pedían que el VAR revisase lo que había sucedido. Neymar insistía en eso después del encuentro: «VAR, captar mi ‘agresión’ es fácil… ahora quiero ver la imagen del racista llamándome “MONO, HIJO DE PUTA”… A mí me castigan… soy expulsado… ¿y ellos?», escribió en Twitter horas después del final del encuentro.

El problema es que todavía no se ha visto el vídeo donde dice que le insulta el rival y si ha sucedido, puede que no esté grabado. El defensa español lo negó: «No existe lugar para el racismo. Carrera limpia y con muchos compañeros y amigos en el día a día», aseguraba en las redes sociales con una foto con sus compañeros negros y dejaba caer que lo que le sucedía a Neymar era sólo el berrinche de la derrota: «A veces hay que aprender a perder y asumirlo en el campo, increíbles 3 puntos», agregó.

Según el baremo disciplinario de la Federación Francesa de Fútbol, que se reúne el miércoles un jugador culpable de un «acto de brutalidad/golpe»puede ser castigado con una suspensión de hasta siete partidos si se produce con el juego parado, incluso aunque no haya habido lesiones.

Este podría ser el caso, por ejemplo, de Kurzawa que golpeó en la cara a Amavi, quien le respondió con una acción similar. Pero incluso en ese rango podría entrar Neymar aunque el rango de posibles sanciones varía en función del criterio utilizado (comportamiento inapropiado, intimidatorio o amenazador, o golpes deliberados).