Así son las pelotas “anti-Nadal” para el próximo Roland Garros

La organización ha cambiado las Babolat por unas Wilson que botan menos y favorecen a los pegadores

Nadal está entrenándose en su Academia a menos de una semana para el arranque de Roland Garros. La derrota en los cuartos de final de Roma llevó a Rafa y su entorno a decidir que había que volver a casa antes de viajar a París para un torneo que comenzará el próximo domingo. La preparación de Rafa está incluyendo un elemento novedoso con el que ya trabajó meses atrás: las nuevas pelotas con las que se va a jugar en París. Las Babolat, de fabricación francesa, han pasado a la historia después de casi diez años y las bolas que botarán en la arcilla roja del Bosque de Bolonia serán unas Wilson.

Wilson es la marca estadounidense que suministra pelotas al US Open. Las de París no son iguales que las de Nueva York, pero tienen muy poco que ver con las que se han estado usando en el torneo hasta ahora. La gran diferencia con las que se utilizaban antes está en el bote. Las Babolat son unas pelotas rápidas que compensaban la lentitud de la tierra batida. La nueva pelota es una pelota media, ligeramente más grande y con un bote mucho menor. Las mediciones que se han realizado fijan en una media de cuatro centímetros menos el bote que dan las nuevas bolas, según se apunta en la web www.puntodebreak.com. ¿Y eso que significa? Hay quien habla de unas pelotas “Anti-Nadal”.

El estilo de juego de Rafa utiliza mucho los efectos, el bote, el echar al rival más allá de la línea para llevar el peso de los puntos. La nuevo bola es mucho más dura, menos viva, corre menos y salta poco. Las circunstancias serán similares a las del partido de cuartos en el Foro Itálico ante Schwartzman. Además del bote y de que la bola corra menos, hará menos calor, más viento, se jugará incluso sin sol, ya de noche y en “indoor”. Y es que el techo de la Philippe Chatrier permitirá que la lluvia no afecte al torneo. Las fechas, del 27 de septiembre al 11 de octubre, provocarán que la pista cubierta aparezca con mucha frecuencia. Y eso que no habrá una sesión nocturna como tal. Los organizadores han planteado que las jornadas se desarrollen en una sola sesión desde las once de la mañana y la luz artificial aparecerá a eso de las siete de la tarde.

¿Y qué jugadores podrían beneficiarse con las Wilson? En teoría favorece a los pegadores, a jugadores que golpean la pelota más plana. Medvedev o Zverev son buenos ejemplos. A Djokovic le da bastante igual. El serbio se adapta a todo. El nuevo cóctel es inquietante para jugadores como Rafa o Thiem.