Un joven de 21 años confiesa el brutal asesinato del árbitro De Santis y su pareja

“Los maté porque eran demasiado felices. Lo hice por venganza”

Antonio de Marco, de 21 años y principal sospechoso del brutal asesinato del árbitro italiano Daniele De Santis y su pareja, Eleonora Manta, ha confesado el crimen, según ha adelantado La Gazzetta dello Sport.

Detenido ayer por la noche, el joven estudiante de enfermería admitió, durante un interrogatorio ordenado por el fiscal jefe de Lecce, Leonardo Leone De Castris, haber matado a los dos miembros de la pareja con más de 60 puñaladas la noche del 21 de septiembre, proporcionando una justificación aterradora: “Hice una tontería. Sé que me equivoqué. Los maté porque estaban demasiado felices y por eso me enfadé. Lo hice por venganza”.

De Marco se había mudado a Lecce desde Casarano (unos 50 km) hace dos años para estudiar Ciencias de la Enfermería y rara vez regresaba a casa porque estaba realizando prácticas en el hospital Vito Fazzi en la capital de Salento. Era un estudiante modelo pero “introvertido, cerrado y con pocos amigos”.

De Marco había sido compañero de habitación de la pareja hasta agosto, en el apartamento que luego se convertiría en el escenario del brutal doble asesinato. El árbitro le había comunicado a De Marco que ya no aceptaría inquilinos en esa casa, porque él y Eleonora habían decidido empezar a vivir juntos, una decisión que no fue capaz de asimilar.

El colegiado italiano había arbitrado cerca de 130 partidos en Serie D y Serie C, demostrando gran proyección. De hecho, el próximo miércoles De Santis estaba asignado para dirigir el Monopoli-Modena de Coppa Italia.