Alcoyano-Real Madrid: Zidane ya tiene su “alcorconazo”

En enero de 2018, tras caer en Copa del Rey con el Leganés, el entrenador madridista tuvo claro que debía poner fin a su etapa en el banquillo del Santiago Bernabéu

Zidane, cabizbajo, en el banquillo durante el partido ante el Alcoyano
Zidane, cabizbajo, en el banquillo durante el partido ante el AlcoyanoJose BretonAP

El 24 de enero de 2018, Zidane supo que cuando terminase esa temporada tenía que cerrar su etapa como técnico del Real Madrid. Ese día lo tuvo claro él, pero el resto del mundo no se enteró hasta mucho después, cuando tras ganar su tercera Liga de Campeones consecutiva ante el Liverpool decidió que hasta allí había llegado.

En el Santiago Bernabéu, ante el Leganés, en Copa del Rey, el francés sintió que algo no iba bien y que el desgaste empezaba a ser demasiado como para insistir con la misma fórmula. Esa noche, el Real Madrid dijo adiós al torneo del KO en cuartos de final, perdiendo el partido y la eliminatoria después de haber ganado en la ida gracias a un tanto de Marco Asensio.

Ni con el segundo choque en casa, ni con la ventaja que traía de Butarque, el Madrid fue capaz de sacar adelante aquel emparejamiento, que ya es parte de la historia dorada de los pepineros con Asier Garitano en el banquillo. Aquella caída convenció a Zidane de que a pesar del éxito en Europa era mejor dejarlo por el momento.

Y lo supo en la competición que peor se le ha dado desde que se puso el traje y la corbata. «Gracias por recordármelo, es verdad que nunca la he ganado», decía Zizou en la previa del Alcoyano cuando le preguntaron si había un porqué a su mala estrella en la Copa del Rey. En Alcoy la eliminación fue a un solo partido, como aquella de Vicente del Bosque en el Salto del Caballo de Toledo, en una competición que aparece en mal momento en el calendario y entonces la pereza hace el resto.

No quiso el técnico madridista quemar más a muchos de sus titulares y le dio una oportunidad a los menos habituales, que en otros tiempos eran un valor seguro y ahora está visto que no pueden poner en apuros a los de siempre. Muy poco de Odriozola, de Vinicius, de Isco... Militao hizo su primer gol oficial con el Real Madrid, pero no parece que le vaya a quedar un buen recuerdo de un momento histórico para él.

Zidane sonreía nerviosamente en el banquillo cuando el Alcoyano hizo el tanto de la victoria con un jugador menos sobre el terreno de juego. Lo increíble estaba sucediendo de una manera extrema y ni la aparición de Benzema, Kroos, Asensio y Hazard sirvió para evitar la debacle.

Zizou ya tiene su «alcorconazo», aquel naufragio de Pellegrini en Santo Domingo que todavía lo acompaña. «No es una vergüenza ni nada de eso. Es doloroso pero puede suceder. Asumo la responsabilidad. No vamos a volvernos locos», dijo Zidane ¿Habrá decidido que su etapa en el banquillo está cerca de terminar?