Mujeres deportistas: cuando la brecha salarial es un socavón

Las reglas son las mismas pero no los ingresos. Según la ultima lista Forbes, la diferencia de ingresos entre el mejor pagado y la mejor pagada es nada menos que de 58 millones de euros.

La brecha salarial sigue siendo la asignatura pendiente del deporte femenino
La brecha salarial sigue siendo la asignatura pendiente del deporte femenino FOTO: Archivo La Razon

Este 8 de marzo se celebra el Día Internacional de la Mujer y la brecha salarial sigue siendo una de las asignaturas pendientes en la lucha por la igualdad real entre hombres y mujeres. El mercado laboral se ha caracterizado, a lo largo de la historia, por diferenciar el trabajo de los hombres del de las mujeres y sus remuneraciones, incluso en los países desarrollados, lo que se traduce en discriminación laboral, término que ha definido la Organización Mundial del Trabajo (OIT) como “cualquier distinción, exclusión o preferencia basada en motivos de raza, color, sexo, religión, opinión política, ascendencia nacional u origen social que tenga por efecto anular o alterar la igualdad de oportunidades o de trato en el empleo y la ocupación.”

La evidencia de la Lista Forbes

Última lista Forbes
Última lista Forbes FOTO: @Forbes La Razon

La lista más reciente de Forbes, sobre las y los deportistas mejor pagados (ingresos en general), es la muestra de la brecha de ingresos entre deportistas masculinos y femeninos. A pesar de las altas cifras que las mujeres pueden obtener, todavía existe una disparidad sustancial al ver lo que ganan sus compañeros masculinos.

Así, la diferencia de ingresos entre el mejor pagado y la mejor pagada es nada menos que 68.9 millones de dólares (casi 58 millones de euros), según la clasificación realizada por Forbes.

Los datos más recientes de Forbes, sobre las mujeres mejor pagadas en el deporte (2020) frente a los hombres (2020) deja ver las grandes diferencias en los ingresos entre unas y otros. Mientras que la suma de los 10 atletas hombres es de 818.2 millones de dólares, las mujeres llegan a 135 millones de dólares. Es decir, la suma de los salarios de las 10 deportistas mejor pagadas es apenas el 16% de la totalidad de la suma de los ingresos de los hombres.

Fútbol, el rey de la desigualdad

El fútbol es probablemente el deporte más seguido del mundo pero también en el que la desigualdad de género es mayor. Según datos de la encuesta global GSSS, hay 137.021 jugadores de fútbol profesional en todo el mundo frente a 1.287 mujeres que juegan profesionalmente.

Esta diferencia en número es también un factor determinante en la diferencia en los salarios. Por ejemplo, un estudio, realizado el pasado año, revelaba que Neymar Junior, estrella del PSG, tiene un salario de 36,5 millones de euros netos por temporada. Esta cantidad es la misma que consiguen las 1.693 jugadoras juntas en las ligas francesa, alemana, inglesa, estadounidense, sueca, australiana y mexicana.

De acuerdo con los datos publicados por la revista L.Football, especializada en fútbol femenino, la futbolista mejor pagada de 2019 fue Alex Morgan, que facturó esa temporada 408.000 euros. En ese mismo año, Lionel Messi fue el futbolista masculino mejor pagado, acumulando 112 millones de euros. Los premios colectivos mantienen la misma tendencia.

Según la web OurGoalIsNow, después de ganar la Copa Mundial Femenina 2015, a las jugadoras de los Estados Unidos se les pagó 1,6 millones de euros. Mientras que el equipo francés masculino ganó más de 30 millones de euros después de ganar la Copa del Mundo en Rusia 2018.

En este camino hacia la igualdad, cabe destacar que no todo son malas noticias y algunos países ya vienen desde hace varios años trabajando por la paridad real. En 2017, las jugadoras de la selección femenina de fútbol de Noruega pasaron de cobrar 330.000 a 640.000 euros. La selección masculina cedió 58.000 euros a las mujeres y fue el primer país europeo que eliminó la brecha salarial. En 2019, Finlandia también igualó los salarios en las selecciones de fútbol masculino y femenino y Australia apoyó la iniciativa de la ONU para la igualdad salarial en el Deporte.

WNBA: el escándalo de Elena Delle Done

Lamentablemente, estas diferencias se repiten en toda la industria del deporte. La liga femenina con el salario más alto es la Asociación Nacional de Baloncesto Femenino de los Estados Unidos (WNBA). Aún así, las estrellas de la WNBA ganan solo una quinta parte del salario más bajo de la NBA, la liga profesional de baloncesto masculino y la diferencia de trato es a veces sangrante, como demostró el pasado verano el caso de Elena Delle Done.

La MVP de la competición denunciaba que la liga rechazaba su solicitud de ausencia por motivos médicos, de forma que estaba obligada a participar en los partidos disputados en la burbuja si quería recibir su salario de la temporada. La jugadora de los Washington Mystics padece la enfermedad de Lyme, una enfermedad inmunodeficiente que sitúa a Elena en el grupo de riesgo ante el Covid-19. Como ella misma denunciaba en un artículo para The Players Tribune, lleva años tomando 64 pastillas al día para poder mantenerse en buenas condiciones, y varios doctores han avalado su situación. No obstante, los médicos de la WNBA no consideraron su situación de la misma forma.

De no jugar, Delle Donne, que es considerada la mejor baloncestista del planeta, tendría que renunciar a unos 215.000 dólares mientras que, por ejemplo, Kevin Durant, cobró el pasado año 37.199.000 dólares sin haber puesto un pie en la cancha al haber sufrido una importante lesión a finales de la pasada campaña.

El tenis, una excepción con matices

En la última lista elaborada por Forbes con las deportistas mejor pagadas del mundo hay algo que llama especialmente la atención. Nueve de las atletas incluidas en el TOP10 son tenistas del circuito WTA. ¿A qué se debe esto?

Desde hace años se está trabajando para que los premios de los diferentes torneos de tenis sean igual para los tenistas de la ATP y las tenistas de la WTA. El US Open fue uno de los primeros en equiparar el dinero que iba destinado para ellos y ellas. En el año 1973, la organización del Grand Slam de Estados Unidos decidió repartir la misma cantidad de dinero tanto al individual masculino como al femenino y a los dobles. Una medida que más tarde implantó Wimbledon , el Open de Australia y Roland Garros. Esto ha acabado por desencadenar que las tenistas sean, dentro del deporte femenino, las mejor pagadas, aunque aún siguen muy lejos de los hombres, a los que los patrocinios premian sobremanera.

En esa lista solo hay una española. Garbiñe Muguruza ocupa el sexto puesto gracias a los 6,6 millones de dólares que ha ganado a lo largo del último año. Una cantidad que proviene de los 2,1 millones logrados en los diferentes torneos que ha disputado y los 4,5 ‘kilos’ que le reportan sus contratos con Adidas, Beats o Rolex.

Es cierto que se ha registrado una evidente mejora en las condiciones de las mujeres, pero hay cuestiones importantes que no se están teniendo en cuenta: Siguen teniendo los peores horarios, las peores pistas, y son relegadas a las peores cadenas de televisión. Por tanto, siguen en desigualdad de condiciones y no pueden generar el mismo dinero.

Este 8 de Marzo, Día internacional de la Mujer, los datos demuestran que aún queda un largo camino por recorrer.

Lista Forbes 2020 de las deportistas mejor pagadas

1. Naomi Osaka (Japón / Tenis) 37,4 millones de dólares

2. Serena Williams (Estados Unidos / Tenis) 36 millones de dólares

3. Ashleigh Barty (Australia / Tenis) 13,1 millones de dólares

4. Simona Halep (Rumanía / Tenis) 10,9 millones de dólares

5. Bianca Andreescu (Canadá / Tenis) 8,9 millones de dólares

6. Garbiñe Muguruza (España / Tenis) 6,6 millones de dólares

7. Elina Svitolina (Ucrania / Tenis) 6,4 millones de dólares

8. Sofia Kenin (Estados Unidos / Tenis) 5,8 millones de dólares

9. Angelique Kerber (Alemania / Tenis) 5,3 millones de dólares

10. Alex Morgan (Estados Unidos / Fútbol) 4,6 millones de dólares