FC Barcelona

75 días de récord

Los jugadores del Real Madrid celebran uno de los goles en La Rosaleda
Los jugadores del Real Madrid celebran uno de los goles en La Rosaleda

El 16 de septiembre venció al Basilea. El sábado logró su victoria 16. El siguiente objetivo son los 18 triunfos del Barça de Rijkaard.

La primera jugada de peligro del Real Madrid en Málaga arrancó en una presión de Kroos a un rival en el centro del campo que hizo que perdiera el balón y llegara mansamente a los pies de Isco. Desde allí arrancó la primera jugada de ataque del equipo de Ancelotti. Hace poco más de dos meses era imposible imaginar algo así.

El Real Madrid afrontó el partido de Basilea, el primero de la «Champions», el 16 de septiembre con alguna duda. Había perdido contra la Real Sociedad y contra el Atlético de Madrid dos jornadas consecutivas. Se pensaba que la «Décima» había empachado de éxito a los jugadores y al plantel técnico. Que los traspasos hechos a finales de verano habían disminuido al equipo y que a las nuevas incorporaciones les estaba costando demasiado adaptarse al equipo: Kroos, por ejemplo. Suena lejano, pero sucedió sólo hace 16 partidos, hace 75 días. «No empezamos bien la pretemporada, siempre pensé que era un problema físico y hemos mejorado mucho en ese aspecto. Tenemos la confianza del año pasado y ganar hace que esa confianza siga», explicaba Ancelotti antes de disputar el encuentro en Málaga, con el que su equipo superaba al de Miguel Muñoz de principios de los sesenta y también al de Mourinho de los récords.

Cuando a Florentino Pérez se le preguntaba, en septiembre, cómo veía el equipo, contestaba: «Siempre nos cuesta empezar». Ahora, el siguiente objetivo es Rijkaard y su Barcelona de la temporada 2005-06, cuando sumó 18 partidos con victoria y acabó ganando la Liga y la «Champions». En esa racha, además, el conjunto liderado por Ronaldinho ganó 0-3 en el Bernabéu con un golazo del brasileño, en su mejor momento futbolístico. Aquel equipo comenzó ganando un 22 de octubre de 2005 y no perdió un encuentro hasta que el 26 de enero del año siguiente perdió la ida de los cuartos de final de la Copa del Rey contra el Zaragoza. El Real Madrid comenzó la racha a mediados de septiembre en el primer encuentro de «Champions» de esta temporada. El sábado sumó su victoria número 16; mañana tendría que sumar la 17 en el partido de Copa contra el Cornellá y después, el sábado, espera al Celta en el Bernabéu para igualar el número que dejó Rijkaard. La semana que viene jugará en «Champions» contra el Ludogorets, también en casa. Es decir, tres partidos consecutivos como local para ser el equipo que más victorias consecutivas ha sumado.

En su larga carrera como entrenador, Ancelotti había logrado acumular 9 partidos ganando de manera seguida con el Milan y 8 con el Chelsea. Lo que ha logrado en el banquillo del Madrid es memorable. Ha sabido resolver cada situación complicada que se le ha presentado inventando posiciones inimaginadas para algunos futbolistas. «Me sorprende un poco la actitud que tienen los jugadores de trabajar defensivamente, como James, Isco, Bale...», decía Ancelotti. Se ha unido un técnico con experiencia para manejar vestuarios y reducir el ruido y una plantilla que ha llegado a su punto de madurez para saber cómo disputar cada partido.