Tour de Francia

Alejandro Valverde: «Ahora disfruto las victorias más que antes»

«Ee las clásicas al tour hay tiempo. si no lo he ganado es porque no lo tenía que ganar»

Recién cumplidos los 37, Alejandro Valverde disfruta de su mejor momento deportivo. Después de un año 2016 agotador, con Giro, Tour y Vuelta, ha ganado en Murcia, Andalucía, Cataluña y País Vasco, además de la Flecha Valona y la Lieja-Bastoña-Lieja.

Recién cumplidos los 37, Alejandro Valverde (Las Lumbreras, 1980) disfruta de su mejor momento deportivo. Después de un año 2016 agotador, con Giro, Tour y Vuelta, ha ganado en Murcia, Andalucía, Cataluña y el País Vasco, además de la Flecha Valona y la Lieja-Bastoña-Lieja. Ayer atendió a los medios en un encuentro organizado por Movistar, que quiso reconocerle su gran comienzo de temporada.

–Celebró su victoria en la Flecha con una alegría especial. ¿Había algo más que el quinto triunfo?

–No. Ahora disfruto mucho más las victorias que antes. ¿Por qué? No lo sé. Las disfruto. Se me vio muy contento cuando gané en Murcia, la primera etapa que gané en Andalucía celebrándolo casi me caigo al pasar la meta porque las celebro con muchísima ilusión. Incluso yo mismo me sorprendo de cómo estoy andando.

–Este año ha ganado tres vueltas a Contador con muy poca diferencia. ¿Supone algo mentalmente para usted?

–Todo ayuda. Ganar a Alberto quiere decir que la condición es buenísima. Estoy ganando a uno de los mejores corredores para vueltas pequeñas y grandes. Es una doble satisfacción.

–Su otra «víctima» esta temporada está siendo Daniel Martin.

–Más que víctimas es que ellos están muy bien para ganar. Por eso están ahí. Alberto ha tenido un comienzo de temporada buenísimo. Por lo que sea éste es un año muy bueno para mí y en todas le he ganado. Pero cuando él hace segundo es que está para ganar también. Y Daniel Martin, igual. Si no llego a estar yo hubiese ganado la Flecha, la Lieja y dos etapas en Cataluña. Ha tenido la mala suerte de estar yo para ganarle, pero está siendo un principio de año muy bueno para ellos.

–¿Luego le felicitan o le piden que se retire?

–Me felicitan, claro. La verdad es que dicen «si este año Alejandro está intratable, pues ya está».

–La pasada fue una temporada de mucho desgaste. ¿Ha modificado algo su preparación para estar tan bien ahora?

–No he modificado nada. Descansé en invierno y empecé a entrenar igual que otros años. La preparación es igual. Ha cambiado la mentalidad, ahora corro con más tranquilidad. Creo más en mí.

–¿Fue el podio en el Tour lo que le dio esa tranquilidad?

–Puede ser. Tenía muchas ganas de estar en el cajón en París. Me liberó y me dio tranquilidad para seguir corriendo.

–Si hubiera dedicado una temporada sólo al Tour, ¿hubiera estado más cerca de ganarlo?

–De las clásicas al Tour hay mucho tiempo. Si no lo he ganado es porque no lo tenía que ganar.

–¿Qué le queda por hacer en el ciclismo? ¿Probar en Flandes?

–Está en la mente. Sí quiero hacerla y ya no hay mucho tiempo. Igual el año que viene. Van Avermaet no es especialmente pesado y ha ganado en Roubaix. Igual hay que intentarlo también.

–¿Le da muchas vueltas a la Roubaix?

–Sí. Más que antes. Gilbert tampoco es un corredor muy pesado y se defiende muy bien y Van Avermaet sube muy bien también. Es diferente a mí, pero no es Tom Boonen, que es grande y es más pesado. Es importante tener habilidad y este año a Van Avermaet le pasó de todo también en Roubaix.

–¿Tendría que cambiar en algo su preparación?

–Tendría que coger algo de peso, no mucho, un par de kilos. Es una carrera de mucho desgaste, son muchos kilómetros y tienes que tener reservas. Este año en la Lieja pesaba dos kilos más que en la Flecha.

–¿Tiene una espinita con la Amstel? Es la única clásica de las Ardenas que le falta.

–No, la Amstel es la primera y es más difícil para mí. Me viene muy bien para las siguientes.

–¿Ha descansado algo desde su triunfo en Lieja?

–Si, toda la semana pasada. Salí el martes 40 kilómetros, el miércoles otros 40 y luego me fui a Tenerife hasta el domingo. Esta semana he empezado a entrenar.

–¿Cuánto hacía que no estaba una semana sin coger la bici?

–En invierno, sí, pero a mitad de temporada hacer un parón de tantos días no lo recuerdo. He hecho en siete días 80 kilómetros. Eso no es nada, acostumbrado a hacer de 700 a 900.

–¿Cuál es el plan? ¿Minipretemporada hasta el Dauphiné?

–Sí. Ahora vamos a entrenar a Granada con la idea de preparar el Tour. El Dauphiné es una carrera muy bonita para coger un gran punto para el Tour.

–Este comienzo de temporada ¿le hace plantearse la Vuelta de manera diferente?

–No. La Vuelta me la planteo para intentar ganarla. Eso por supuesto. A ver cómo acabamos el Tour y cómo llegamos, pero mi idea es ir a luchar por ella. Voy con todas las ganas y toda la ilusión.

–¿Y el Mundial?

–Voy a correr. A ver cómo es el recorrido. A Van Avermaet le he escuchado un poco sorprendido porque pensaba que era más duro. Habrá que verlo.