Aquí manda Viran Morros

El líder de la defensa española vuelve tras su expulsión ante Serbia

Viran Morros se preocupa por su compañero Roca
Viran Morros se preocupa por su compañero Roca

Si España es «defensa y contragolpe», defensa es Viran Morros, que debe su nombre a la imaginación de su padre. «Mezcló el suyo y el de mi madre (Victoria y Ramón). Es original y único», explica el lateral del Barcelona, que hoy volverá a liderar la retaguardia de la Selección en el partido contra Alemania, tras haber sido expulsado en los octavos ante Serbia. «No quiero comentar nada de eso», decía ayer, molesto. Sí hablan los que le conocen. «Zelenic entra con fuerza, tiene menos peso y va al suelo. Es una acción de dos minutos y ya está. Además, Viran no tiene que recurrir a la dureza, resuelve las situaciones por su desplazamiento y anticipación. Y por su concentración», opina Manolo Cadenas, el entrenador del Ademar, que tuvo a Morros a sus órdenes entre 2004 y 2007, época en la que empezó a especializarse como defensor. «A todos nos gusta marcar, pero cada uno tiene su rol y para ganar campeonatos es tan importante anotar goles como evitarlos», asegura el lateral, que empezó a jugar al balonmano tarde. Él prefería el fútbol, que practicaba en una peña barcelonista y que le viene de familia. Su abuelo, Fernando Argila, fue jugador del Barcelona, el Atlético y el Oviedo y entrenó a conjuntos como el Espanyol o el Sporting de Lisboa en los 40, 50 y 60, pero acudir a un campus de verano de balonmano a los 14 años le cambió la vida. «Me lo pasé muy bien y me ofrecieron probar porque vieron posibilidades. Acepté encantado, me iban a dar el chándal del Barcelona», recuerda.

Tras pasar por el Teucro, el Ademar y el Ciudad Real, volvió a su casa convertido en uno de los mejores defensores del mundo. «Tiene un deseo continuo de mejorar», afirma Cadenas. Y lo hace desde los entrenamientos, una excusa para seguir aprendiendo. «Es puro entusiasmo», lo analiza el técnico del Ademar. «Un depredador», opina Dujshebaev, que le dirigió en el Ciudad Real. «Para él es un reto continuo que los atacantes no le superen», prosigue Cadenas. Esta forma de ser le ha convertido en un líder en la Selección. Tanto de palabra, porque siempre «pone en aprietos a los capitanes», según Hombrados, como por sus acciones. «Cuando intentas ser mejor de lo que eres, todo a tu alrededor se vuelve mejor. Da energía al resto porque los de al lado ven que le duele recibir un gol y se esfuerzan más», argumenta Cadenas. «Y dirige muy bien, constantemente te habla en la pista y te coloca, te dice cómo debes actuar con cada rival», desvela Ugalde, baja por lesión, pero que ha actuado en numerosas ocasiones en el avanzado por delante de Viran. «La gente le respeta, ha cogido los galones y es el jefe», interviene Xavi Pascual, su técnico en el Barça. Su importancia la define la cara de sus compañeros después de ser expulsado ante Serbia. «Tenía dudas de que pudiéramos», opinó Cañellas, encargado de suplirle. «Lo hicieron fenomenal», los alaba Morros, que vuelve hoy ante Alemania. «Viran es una de las personas con las que iría al fin del mundo», asevera Dujshebaev, que le tuvo a sus órdenes en el Ciudad Real.