Actualidad

Bale y Asensio brillan en la remontada del Madrid ante el Arsenal (2-2)

Gareth Bale marcó el primero del Madrid, salvó un gol sobre la línea y a punto estuvo de marcar un golazo con el exterior del pie. Como si quisiera demostrar que es capaz todavía de aportar muchas cosas al Real Madrid. Como si quisiera ganarse un sitio todavía.

Publicidad

El galés no apareció hasta la segunda parte, quizá para mantener el suspense sobre su situación. Y lo hizo cuando el Madrid perdía por 2-0, pero lo hizo a lo grande. Como Asensio, que también entró en la segunda mitad y lanzó un disparo al poste antes de marcar el tanto del empate. Pero se tuvo que marchar antes de tiempo, en camilla y con las manos en la cara, temiendo una lesión grave después de quedarse tendido sobre el césped.

Entre los dos arreglaron lo que se había torcido en la primera mitad, esos 45 minutos que no sirvieron para demasiado a Zidane. Quiso probar un sistema diferente, un 4-4-2 con Hazard y Lucs Vázquez en las bandas y descubrir cómo se entienden Jovic y Benzema como pareja de delanteros. Pero el serbio sólo aguantó un cuarto de hora en el campo. No fue culpa suya, sino de las circunstancias. De la roja que vio Nacho después de dos acciones desafortunadas en apenas nueve minutos. Una patada en la mano a Kolasinac le costó la primera amarilla. No vio al lateral bosnio del Arsenal y le golpeó sin querer. Poco después, Lacazette regateó a Keylor Navas y, aunque muy escorado, disparó a gol. Sólo la mano de Nacho lo evitó. El árbitro señaló el penalti y el camino de los vestuarios para el defensa madridista. Marcó Lacazette el primero y al Madrid le quedaban ochenta minutos con uno menos. Jovic dejó su sitio a Varane para que la defensa volviera a ser de cuatro.

Lacazette volvió a aparecer para dar un pase de gol a Aubameyang, que también esquivó a Navas en su salida. Marcó el segundo el gabonés y parecía que de nada iba a servir este segundo amistoso para el equipo de Zidane. Pero incluso con uno menos fue capaz de atacar y de mandar en el partido, bien dirigido por Kroos y con una salida siempre por la izquierda en las subidas de Mendy. Hasta que Sokratis igualó las fuerzas con su expulsión en el final de la primera mitad.

Diez contra diez, el Madrid siguió siendo mejor. Marcelo dio síntomas de querer volver a ser el mejor lateral del mundo, sacrificándose en defensa incluso. Llegaron los goles de Bale y Asensio para empatar (2-2) y los dos equipos tuvieron que lanzar penaltis por los posibles desempates en este torneo, la International Champions Cup, de extraño formato en el que no todos pueden jugar contra todos.

Publicidad

Desde los once metros falló Bale, pero acertaron Isco, Varane y Vinicius. Los fallos de Monreal y Burton para el Arsenal dieron la victoria en la tanda al Real Madrid.