Deportes

El Real Madrid le baja los humos al UNICS para ser líder en solitario de la Euroliga

El equipo de moda del torneo fue fulminado por una versión descomunal de los de Laso, que se quedan solos al frente de la clasificación

Walter Tavares trata de jugar un balón ante Mario Hezonja, del UNICS Kazan
Walter Tavares trata de jugar un balón ante Mario Hezonja, del UNICS Kazan FOTO: Zipi Aragón EFE

El UNICS Kazán no hizo honor en Madrid al estampado de camuflaje que lleva en su camiseta. El Real Madrid, en una versión descomunal, fulminó a los de Perasovic, el equipo con mejor media de robos de balón de la Euroliga y el único, junto al Barcelona, que ha sido capaz de ganar a los madridistas en los últimos tres meses. Pero eso fue en el choque de ida a finales de octubre, porque ayer, en la vuelta, todo tuvo un color blanco desde muy pronto. Los de Laso vieron el órdago físico del UNICS de entrada y subió la apuesta con Yabusele despertando a los suyos junto a tres triples de Llull, que empezaron a dinamitar la cosa al final del primer cuarto (21-14).

El guion se le torcía a Perasovic, que se pasó los últimos minutos desesperado en el banquillo. Muchas manos le caían a Tavares en cuanto bajaba el balón y los Brown amenazaban con dar otra exhibición (5-10, min 3). Pero una vez que se sentó Heurtel, frío en los dos lados de la cancha, la cosa se fue aclarando. El Madrid podía correr, tenía actividad en defensa y acierto en los tiros de tres, porque casi siempre encontraba a un lanzador libre después de que la pelota hubiese visitado la zona.

La rotación del UNICS no era tan rica como la de su rival y después de un parcial de 12-0, para el 24-14 arrancando el segundo cuarto, se fueron uniendo piezas al engranaje blanco. Un 3+1 de Rudy, Poirier trabajando bajo el aro, Taylor aportando minutos de calidad en defensa y un triple desde la esquina, Randolph volviendo a coger sensaciones... Y así hasta el 47-31 del intermedio, con el equipo revelación de la Euroliga a punto de dimitir.

El 20-7 con el que arrancó el tercer periodo confirmó lo que se intuía, que el Real Madrid le iba a hacer pagar al ejército verde de Perasovic los platos rotos del Clásico. Querían confirmar que la derrota ante el Barcelona era sólo un rasguño y lo hicieron a lo grande, con una exhibición en las dos canastas. La revelación de la Euroliga se rindió demasiado pronto (69-38, min 27) ante la superioridad del mejor equipo del torneo a estas alturas, líder en solitario con una victoria sobre el Barcelona y un partido todavía por jugar respecto a los azulgrana.

Se anunciaba en el WiZink la visita de un equipo «robador» de balones, intenso en defensa y veloz en ataque y todo eso lo hizo más y mejor el Real Madrid. El equipo de moda se hizo pequeño y se fue apalizado del coliseo de Goya ante un rival que (74-45, min 30) pudo ahorrar energías y repartir minutos en el último cuarto a los que regresan de haber estado de baja. Perfecto para afrontar lo que viene tras el coronavirus.

85. Real Madrid (21+26+27+11): Williams-Goss (5), Abalde (11), Tavares (14), Yabusele (13) y Heurtel (6) -cinco titular-, Randolph (3), Taylor (3), Rudy (9), Alocén, Thompkins (5), Poirier (5) y Llull (11).

68. Unics Kazan (14+17+14+23): Lorenzo Brown (13), Jhon Brown (4), Hezonja (10), Uzinskii (3) y Vorontsevich (3) -cinco titular-, Spissu (3), Canaan (6), Brantley (3), Jekiri (13) y Mayo (10).

Árbitros: Matej Boltauzer (Eslovenia), Carmelo Paternico (Italia) y Robert Vyklicky (Chequia). Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la decimonovena jornada de la Euroliga, que en su momento no se pudo jugar por positivos en Covid, disputado en el Palacio de Deportes (WiZink Center) de Madrid ante 4.792 espectadores.