Baloncesto

El salto de todos los tiempos

Pau y Marc coinciden en que con el All Star el que sale ganando es el baloncesto español

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Víctor Hugo Morales, en su inolvidable narración del segundo gol de Maradona a Inglaterra en el Mundial’86, definió aquella carrera genial del 10 como «la jugada de todos los tiempos». Para el deporte español, el salto que dieron Pau y Marc Gasol para dar comienzo al All Star, también sería algo así como «el salto de todos los tiempos». No ganaron ningún campeonato, pero la importancia de lo que consiguieron al ser elegidos ambos como titulares para el Partido de las Estrellas está a la altura de los grandes hitos del deporte español: los triunfos de pioneros como Santana, Ballesteros, Nieto y los Fernández Ochoa; el Mundial y las Eurocopas de España en fútbol y baloncesto; el dominio de Arancha y Nadal en París... A este nivel se sitúa la hazaña de dos chicos de Sant Boi en el Madison Square Garden, ante 17.198 espectadores, incluidas las mayores celebridades del universo NBA. Ellos han acercado a la Tierra un planeta remoto hasta no hace mucho. En el mismo país en el que en los años 60 del siglo pasado era imposible encontrar un pívot de más de 1,90, hay ahora dos hermanos que disputan el primer balón de los Oscar de la canasta y que este año tienen equipo para luchar por el anillo.

Como suele suceder, el partido fue una exhibición en toda regla, con Russell Westbrook como MVP gracias a sus 41 puntos, a uno del récord de Wilt Chamberlain, y la victoria para el Oeste (158-163). «Yo me he llevado el salto y él el partido», decía Pau, que calicaba de «bonito, emocionante y especial» el momento en el que el árbitro Derrick Stafford puso el balón en el aire entre los dos hermanos. Ambos coincidieron en que con lo de Nueva York el que sale ganando es el baloncesto español, ese deporte que ellos empezaron como un juego y del que ahora son un icono. «Este juego ha ido creciendo con los años gracias a gente como Pau y Navarro, que aprendieron de Garbajosa y Jiménez y ellos de las generaciones anteriores. Ahora nosotros estamos listos para dar el relevo a los que vengan», reflexionaba Marc, al que le espera un ajetreado mes de marzo.