Me llamo Juancho

El pequeño de los Hernangómez, 21 años, destroza a los Warriors con 27 puntos. Su equipo igualó el récord de triples en un partido: 24

«“Juancho for three” (triple de Juancho)», decía el comentarista de televisión. Y a continuación, «chof», canasta limpia, tocando sólo la red. Así hasta seis veces en nueve intentos, lo que unido a seis puntos en canastas de dos y a tres de tiros libres hizo un total de 27, aderezados con 10 rebotes, 2 asistencias y un tapón. Así fue el día que Juancho Hernangómez, el más joven de los españoles de la NBA, de 21 años, gritó alto que estaba en el mejor campeonato del mundo. Había tenido buenas actuaciones tras un comienzo de temporada en el que incluso le mandaron algunas semanas a la Liga de Desarrollo, pero nunca como ayer. Además, lo hizo ante Golden State Warriors, el mejor equipo de la NBA, al que vencieron sus Denver Nuggets por un apabullante 132-110. Juancho destrozó la red desde el triple, machacó en contraataques, en palmeos después de rebote y acertó de gancho. Tan enchufado estaba que fue el jugador que más minutos estuvo en cancha (43). Su entrenador, Michael Malone, no quería frenar ese estado de gracia. Ya dijo hace meses que el madrileño era un «potro salvaje», como Rocky, el boxeador interpretado por Sylvester Stallone al que llamaban «potro italiano». «Juega duro, tiene motor, resistencia... Y hay que tener en cuenta que está en un país nuevo, en una liga nueva y con otras normas. Me pongo en su pellejo...», dijo Malone sobre el descaro de su jugador. Ya había demostrado esas agallas precisamente en octubre ante el mismo rival, en un partido en el que logró once puntos y en el que no se cortó en encararse con una de las megaestrellas del campeonato, Kevin Durant, después de que le hiciera una falta fea.

«Son muchas horas entrenando y hoy los tiros entraron», dijo el menor de los Hernangómez sobre su actuación. «Pero todos contribuimos con el trabajo, la defensa, los contragolpes...», añadió. De hecho, entre todos sumaron 24 triples, con lo que igualaron el récord histórico en un partido que antes sólo habían logrado los Rockets, el pasado diciembre y en 2013, y los Magic, en 2009.