Playoffs NBA: Ponga un español en su equipo

Media docena lucha desde hoy por el anillo. Los halagos de LeBron a jugadores como Calderón, Ricky o Pau reflejan la alta consideración en EE UU de nuestros jugadores. Warriors, Rockets y Cavs, favoritos.

LeBron James y José Manuel Calderón, en uno de los partidos de los Cavaliers esta temporada
LeBron James y José Manuel Calderón, en uno de los partidos de los Cavaliers esta temporada

Media docena lucha desde hoy por el anillo. Los halagos de LeBron a jugadores como Calderón, Ricky o Pau reflejan la alta consideración en EE UU de nuestros jugadores. Warriors, Rockets y Cavs, favoritos.

«Es un jugador muy listo. Jugar durante años contra la Selección española me ha hecho darme cuenta de que en España no producen jugadores que no sean inteligentes sobre el parqué. Están los Gasol, Rubio –Ricky–, José –Calderón–... Y la lista sigue y sigue. Esto es lo que les ha permitido estar tantos años en la NBA con independencia de sus números. Calderón es un gran profesional». La reflexión no es de un cualquiera. Es del mejor jugador del mundo, LeBron James, y refleja la consideración que se tiene en Estados Unidos a los jugadores españoles. Desde hoy, LeBron buscará con sus Cavs y con la ayuda de Calderón alcanzar sus octavas finales consecutivas de la NBA. Como dice el mayor de los Gasol, uno de los seis españoles que peleará por el anillo, «ahora empieza lo bueno».

La NBA es cada vez más un producto global y los «playoffs» que arrancan en la madrugada del domingo contarán con un récord de 62 jugadores internacionales –así los denominan en EE UU– de 33 países. Media docena son españoles, sólo Francia con siete tiene más representantes. «Sus roles están muy definidos y tienen un papel importante en sus equipos», asegura Sergio Scariolo.

Calderón es el que, a priori, tiene más opciones de pelear por el anillo, aunque los grandes favoritos para el título, Warriors y Rockets, están en el Oeste. El base extremeño, que alcanza los «playoffs» por quinta vez en su carrera, ha sabido adaptarse a la perfección a su nuevo rol en los Cavs. Con pocos minutos, pero mucho rendimiento, los números no mienten. Cuando anota más de 10 puntos, el equipo gana; cuando es titular, los Cavs superan el 70 por ciento de victorias; si no, se quedan en el 50; el 35 por ciento de sus pases son para LeBron... Por eso la gran estrella de la Liga está encantado con él.

El otro base español que sigue en competición es Ricky. El director de los Jazz es un novato a estas alturas. Seis años en Minnesota, cero partidos de «playoff». Uno en Utah y los Jazz han sido la sensación de la segunda mitad de la temporada. Su cambio de imagen y los tatuajes han traído también un nuevo Ricky en la pista. Anota más que nunca, lo hace con mejores porcentajes, defiende como siempre, ejerce un liderazgo como no se había visto y no se le ha olvidado asistir. Enfrente de sus Jazz estarán los Thunder de Álex Abrines, aunque sería mejor decir los Thunder de Russell Westbrook. Nadie ha hecho en la historia lo que él: ha vuelto a promediar un triple doble (10 o más en tres disciplinas) esta temporada.

Para marca histórica la de los Spurs de Pau. Nunca ninguna franquicia en la historia de las cuatro grandes Ligas de Estados Unidos (baloncesto –NBA–, béisbol –MLB–, fútbol americano –NFL– y hockey sobre hielo –NHL–) se había clasificado durante 21 temporadas seguidas para luchar por el título. El francés Parker acumula 17 presencias seguidas, para Pau «sólo» será la duodécima. El único problema para los Spurs es que enfrente estarán los defensores del título, los Warriors.

A Mirotic sólo le han hecho falta 30 partidos con los Pelicans para ser imprescindible en los de Nueva Orleans. Y en los últimos partidos se ha convertido en uno de los jugadores más en forma de la Liga. Desde que se afeitó la barba sus números son de «All-Star». «Si veis algún pelo, quitádselo», han tuiteado varios miembros del equipo. En el Este aparecen los Raptors de Ibaka. Los canadienses, sin hacer ruido, han superado a Celtics y Cavaliers con el hispanocongoleño como titular indiscutible.