Ciclismo

El primer Tour de Bernal

Egan Bernal, con el maillot amarillo en carrera
Egan Bernal, con el maillot amarillo en carrera

Vincenzo Nibali puede no ganar más grandes en su vida, pero nunca perderá su grandeza, ésa que le hace dignificar etapas como la penúltima del Tour, una versión reducida de la prevista que los favoritos habían asumido ya de partida como el acto de coronación de Egan Bernal.

Sólo 59 kilómetros abarcaba la etapa que debía confirmar al nuevo campeón, 33 de ellos de subida a Val Thorens que los candidatos subieron todos agrupados. Excepto Alaphilippe, derrumbado después de haber perdido el amarillo en la etapa del viernes.

Nibali llegó por delante, con los brazos en alto, dignificando una vez más una carrera porque un campeón nunca deja de serlo. Por detrás, sólo Movistar atacó y en los últimos metros. Valverde, con el arcoíris, entró segundo; Landa, tercero. Pero los abrazos eran para Egan Bernal, ganador del Tour a los 22 años. Increíble para él pero no para el resto de humanos que le han visto mover las piernas. El ciclismo entra en una nueva era.