Política

Betis y Alavés atascan la zona noble

El delantero del Betis, Jesé Rodríguez (d) ante el defensa del Deportivo Alavés, Víctor Laguardia (i), durante el partido. Foto: Efe
El delantero del Betis, Jesé Rodríguez (d) ante el defensa del Deportivo Alavés, Víctor Laguardia (i), durante el partido. Foto: Efe

El atasco en la zona europea es impresionante, de hora punta de lunes. Alavés y Betis empataron un partido competido en el que los babazorros desempeñaron su habitual papel de yunque y los locales, con una posesión apabullante, actuaron con martillo pilón, o más bien como puñal algo romo. Es como si nadie quisiese agarrar la cuarta plaza, un grial al que sigue agarrado el Sevilla pese al declive.

Los partidos del Betis son un carrusel de emociones, valga el topicazo. Empiezan movidos, continúan trepidantes y acaban locos, además de que nunca las sensaciones se conjugan con los números. El Alavés, con su parsimonia de equipo pausado, estaba mejor asentado al principio pero en una galopada fulgurante de William Carvalho encajó el 1-0, al detener Pacheco el primer remate de Lo Celso, con tan mala fortuna que un rebote en Maripán dejó el balón en bandeja al argentino para que empujase a la red.

No se descompusieron los vitorianos, conscientes de que sus anfitriones conceden ocasiones. Es decir, debían estar más atentos los de Abelardo para no recibir otro gol que presurosos por irse al ataque. De hecho, otro contragolpe estuvo a punto de sentenciarlos, después de que Canales conectase con Jesé con un globo primoroso. El grancanario, más entonado que en sus primeras comparecencias, dribló al portero y remató a gol... que evitó Laguardia con un salvamento in extremis cuando tres cuartas partes del balón habían rebasado la línea. El VAR dejó las cosas como estaban y en la jugada siguiente, llegó el empate.

Dejar que el adversario toque seis veces el balón dentro de la propia área no suele ser buena señal. Eso ocurrió tras un córner del Alavés, que los jugadores blanquiazules empezaron a ganar duelos aéreos hasta que Maripán se adelantó a la salida de Pau López para marcar con la puntera. Canales le hizo una ofrenda a Guardado antes del descanso, al dejarlo solo tras una cachita de plazoleta, pero el mexicano chutó a las nubes y ahí acabó el primer acto.

Se anunció la segunda parte bajo las premisas de costumbre, es decir, un Betis dominador y confiado en la calidad de sus atacantes, aunque en el alambre cada vez que su rival robaba. Como los alaveses amenazaban menos, se animaban los albiverdes a avanzar hasta cercar a Pacheco, que a punto estuvo de encajar un gol de “vídeos de primera” por culpa de un malentendido con Laguardia que no aprovechó Jesé. Más seguro se mostró el guardameta en un tiro a media distancia de Canales, que a las puertas del cuarto final lanzó un libre directo unos centímetros por encima del larguero.

El tramo final fue un acoso total, en el que los béticos se afanaban en tiros lejanos, excepto si Joaquín, que había suplido a Barragán, encaraba desde la banda derecha. Un millón de balones metió en el corazón del área el portuense, sin que sus compañeros acertasen a rematar, como tampoco estuvieron finos Canales ni Lo Celso en sendas faltas frontales. El último minuto fue de infarto, con las mejores ocasiones del periodo, una por bando. Callero primero, en la única llegada del Alavés, y Loren después marraron dos remates francos cuando sus respectivos aficionados ya cantaban el gol del triunfo.

Ficha técnica

Real Betis (1): Pau López; Mandi, Bartra, Feddal; Barragán (Joaquín, min. 68), William, Canales, Lo Celso, Guardado; Lainez (Loren, min. 75) y Jesé (Sergio León, min. 64).

Deportivo Alavés (0): Pacheco; Ximo Navarro, Laguardia, Maripán, Duarte (Marín, min. 59); Brasanac, Wakaso (Manu García, min. 59), Pina; Jony, Inui (Rolan, min. 83) y Calleri.

Goles: 1-0: Min. 15, Lo Celso. 1-1: Min. 28, Maripán.

Árbitro: Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Guardado, Duarte, Canales, Lainez y Mandi.