Motociclismo

Se va Pedrosa, llega Can Öncü

Dani completó su última carrera en MotoGP el mismo día que el turco debutaba y se convertía en el piloto más joven que consigue una victoria en el Mundial

Can Öncü se hizo un selfie junto a parte de su equipo después de la primera victoria de su vida deportiva / MotoGP
Can Öncü se hizo un selfie junto a parte de su equipo después de la primera victoria de su vida deportiva / MotoGP

Dani completó su última carrera en MotoGP el mismo día que el turco debutaba y se convertía en el piloto más joven que consigue una victoria en el Mundial.

Todo va muy rápido en el Mundial de motociclismo y a esto no escapa ni el ciclo vital de sus protagonistas. Ayer, el circuito de Cheste acogió la despedida de Pedrosa con 33 años y casi trescientas carreras, al mismo tiempo que daba la bienvenida a un niño turco que, con 15 años y 115 días, se convirtió en el piloto más joven de la historia en conseguir un triunfo. Lo hizo en su primera aparición mundialista y sin alcanzar la edad que exige el reglamento para poder competir. Se llama Can Öncü, nació en Alanya, Turquía, tiene un hermano mellizo de nombre Deniz y aquella minimoto que su padre les compró con cuatro añitos les metió el veneno de las dos ruedas.

Can ha ganado este año la Red Bull Rookies Cup y el premio a este éxito fue poder participar en la carrera de ayer. La ganó y tendrá un hueco en el próximo Mundial de Moto3 en el equipo oficial de KTM. Lo dicho, todo va muy rápido en esto de las motos. Él prefiere mantener el tono modesto y repite una y otra vez que sólo quiere ir aprendiendo poco a poco.

No habían nacido los hermanos Öncü cuando Pedrosa debutó en 125cc. Los recuerdos que ayer se le agolpaban a Dani antes de ponerse el mono y el casco, son el presente de este nuevo fenómeno que ha roto todos los récords de precocidad, algo que suele diferenciar a los grandes campeones. Aunque sea por unos pocos segundos, él es el menor de esta familia, que podrían ser algo así como unos Márquez a la turca. Es el más alto, pero la condición de primogénito la tiene Deniz, que en 2018 ha ganado la Asian Talent Cup y ayer estaba en Cheste animando a su hermano desde el muro. Eso que han hecho tantas veces Marc o Álex cuando era el otro el que estaba en pista.

Desde los cuatro años entrenan juntos para después convertirse en rivales dentro de la pista. Recuerda Can que en su primera carrera tuvo que usar un casco de bici, porque a sus padres no les había dado tiempo a comprar un equipamiento de motociclismo adecuado. Ellos hacían motocross hasta que Soufoglu, campeón turco también y recién retirado en Superbikes, les animó a que se pasaran a la velocidad.

Ayer se fue Pedrosa y sólo en la última vuelta fue consciente de que hoy su vida sería distinta. Ese giro final para él era el primero de Öncü, que hasta dentro de tres años no tendrá edad para celebrar con cava en el podio.