Font Romeu, un paraíso para niños y debutantes

Font Romeu desde la zona de La Calme
Font Romeu desde la zona de La Calme

A tan solo 10 km de la frontera española se encuentra la soleada estación de nieve de Font-Romeu. Desde ella se divisa el valle del río Tet y algunas de las principales y emblemáticas montañas como el Canigó, el Carlit o el Cadí. Este entorno natural forma parte del decorado de naturaleza salvaje por donde transcurre el dominio esquiable de esta estación. Espacios panorámicos combinan perfectamente con unas instalaciones que se adaptan a todos los gustos y niveles.

Son 43 kilómétros esquiables, con 41 pistas y 23 remontes situados entre 1.650 m y los 2.250 m de altitud, rodeada de bosques y de un pueblo con 2.000 habitantes. Es una estación auténtica y deportiva que entusiasmará a los enamorados de la naturaleza y, por supuesto, a las familias.

La característica más destacada de esta estación son sus instalaciones pensadas, sobre todo, para las familias. Diversas zonas repartidas por todo el dominio esquiable resultan ideales para que los niños aprendan a esquiar. Y para los más pequeños, la estación dispone de una guardería a partir de 18 meses. Pero la joya de la corona es el espacio lúdico de 20 hectáreas para disfrutar de las bajadas en un ambiente arbolado y panorámico únicamente para niños y debutantes.

El acceso a las pistas es muy cómodo. Bien sea desde el pueblo a través del Telecabina Des Airelles o bien en coche hasta tres diferentes sectores provistos de aparcamiento. Una vez allí las pistas están muy bien comunicadas entre ellas con variedad de remontes.

Esquiar en Font Romeu es más fácil y cómodo

El Club Piou-Piou, algo así como la guardería del esquí, acoge a niños de entre 3 y 12 años en su chalé, además posee un gran parque seguro y reservado para los niños para que puedan aprender a esquiar con toda seguridad. Está equipado con dos cintas transportadoras y un telesquí que facilitan el aprendizaje del esquí. El espacio está pensado de manera lúdica y recreativa para que los niños aprendan divirtiéndose. Está considerado entre los primeros jardines de Francia por el distintivo FAMILLE PLUS. Estas facilidades hacen que los padres a su vez puedan esquiar con total tranquilidad.

Los niños que desean iniciarse en el esquí, encuentran en Font-Romeu Pyrénées 2000 los cursos colectivos prestigio 5 Max, que cuentan con el ambiente de un pequeño club y la precisión técnica de una clase privada. Y, para los futuros campeones nada mejor que la cantera donde pueden descubrir el eslalon, el freestyle, el skicross y el esquí fuera pista.

La estación también ha pensado en el entretenimiento de los padres u otros adultos. Los que se atrevan a experimentar nuevas sensaciones pueden deslizarse por la gran pista de Snowpark, modalidad free style, en el sector de La Calma y adaptada a todos los niveles.

Font Romeu ha habilitado una de sus pistas para seguir esquiando al final de la jornada. En la zona de Pyrénées 2000 todos los viernes y sábados desde las 18h a las 21h y también de domingo a martes durante las vacaciones escolares, la pista Gentiane se ilumina para ofrecer la experiencia del esquí nocturno y alargar hasta el final las ganas de nieve.

Con 111 kilómetros de pistas y senderos trazados y balizados, la estación de Font-Romeu Pyrénées 2000 ofrece un vasto espacio para la práctica del esquí nórdico. 22 diferentes circuitos (7 verdes, 10 azules y 5 rojos) distribuidos entre el Plateau de La Calma y el bosque de los Estanyols. Cuenta, además, con un circuito de Biatlhon en el que probar la puntería con carabinas de aire comprimido tras completar un recorrido de fondo.

Más opciones en la nieve

Otra manera de contemplar estos bellos bosques y paisajes pirenaicos, de manera autónoma o con algún guía, es calzándose unas raquetas y recorrer alguno de los 11 circuitos destinados a la práctica de esta actividad. El más común, de unos 4 kilómetros con un desnivel suave, va desde la Pleta de Farnés hasta el mirador de Coll del Pam. Hicimos la excursión desde el Plateau de La Calma hasta el refugio del mismo nombre, situado a 2.200 metros de altura. Por el camino, atravesando frondosos bosques de pino negro y surcando llanuras pintadas de blanco inmaculado, el entorno es sencillamente sublime.

La experiencia que más gusta a grandes y pequeños es subirse a un trineo tirado por perros. En Les Airelles se ubica un circuito por el bosque adaptado expresamente que invita a descubrir el encanto de la zona y a observar la fauna local.

Otra de las divertidas actividades que ofrece Font Romeu es el Snowtubing. Consiste en deslizarte en un neumático gigante, similar a un donut, sólo o en grupo, que alcanza una velocidad endiablada, por una pista especialmente diseñada para esta actividad.

Esquí para personas discapacitadas

En Font Romeu tiene su base de operaciones la Asociación Handikraft, una entidad que facilita la práctica del esquí a las personas con discapacidad. Hemos tenido la oportunidad de comprender y sentir lo que puede significar para personas con movilidad reducida o con discapacidades psíquicas o sensoriales la práctica de este deporte. Subido en una silla Tándem Flex completamente tumbado y sujeto por varios anclajes de seguridad, bajo los mandos del monitor nos deslizamos por pistas y pendientes variadas. Las sensaciones son maravillosas.

Gastronomía

Font Romeu ofrece una gran variedad de gastronomía de la Cerdanya y francesa de altitud. El turismo ha hecho de este rincón un lugar de peregrinación gastronómica destacable del Pirineo oriental. Como era de esperar, los restaurantes también se han adaptado al público familiar con el objetivo de que todos se sientan a gusto en la mesa.

Nuestra ruta por los mejores lugares para degustar un buen plato caliente en compañía de la familia comienza en las pistas, a 2.000 metros de altitud. En el sector de Les Airelles puedes entrar prácticamente con los esquís puestos dentro del restaurante que lleva su nombre. Este espacio ofrece cobijo a todos los esquiadores, pero aquí los más pequeños son los protagonistas y por eso podemos encontrar las instalaciones adaptadas a sus necesidades.

La cocina de la Cerdanya está marcada por el entorno natural, su clima alpino y la tradición rural y ganadera. Esto y la influencia de las culturas francesas y occitanas han hecho de esta gastronomía una de las mejores de todo el Pirineo. Una muestra de ello la encontramos en La Chaumière, un restaurante que ofrece un toque muy personal en los platos preparados por el Chef Françoise Willy en el servicio de Plàcida Will. Esta pareja ha hecho de su pasión por la comida una profesión. En un ambiente rústico, encontramos desde platos típicos franceses adaptados a la tradición local hasta platos españoles con toques de una cocina contemporánea.

Salud y bienestar en Font Romeu

Una muy buena opción después de una larga y divertida jornada de esquí en Font Romeu, es desplazarse hasta Montlluís y hacer un baño de agua caliente natural y sulfurosa en el balneario Saint Thomas. Los baños están preparados para poder disfrutar del vapor y del agua a 36 grados. También puedes hacer un tratamiento antistress en sus instalaciones.

Sin duda, el entorno natural donde se ubica Font Romeu y su particular microclima la han convertido en un referente mundial en el tratamiento de afecciones respiratorias crónicas, especialmente el asma infantil. Según la oficina de turismo, sus beneficios se transmiten a todas las personas que pasan aquí algunos días. Por lo tanto, cada estancia es una auténtica terapia para el organismo y una buena dosis de energía.