Deportes

Cara a cara: ¿Se ríe de todos Piqué?

De Cibeles... a Canaletas

Alfredo Duro. Sí, ya ha dejado de tener gracia

Publicidad

Te lo cuento, Quim. Te has quedado solo. Igual de solo que el propio Piqué. Estáis tan solos que el mayor símbolo del barcelonismo, tu admirado Messi, os dejó en evidencia días atrás reconociendo que Piqué había ido demasiado lejos en sus críticas a la directiva y que él habría actuado de otra forma menos excesiva. Pero si no te parece suficiente te traigo a otro emblema azulgrana de la última época. A un indomable en el campo como Carles Puyol al que, textualmente, le pudimos leer en Twitter decir que: «Hay que respetar a Piqué, le conocemos todos, dice lo que piensa. A mí me gustaba hablar más o menos como MESSI, habría actuado como él». ¿Te parece elocuente? No me hables en nombre de un barcelonismo al que Piqué no representa. Eso les corresponde a gente como Messi y Puyol, que os han dejado a tu chico y a ti... ¡retratados!

Discute con Federer de tenis. Se le ha ido la pinza a Piqué. Sí, querido Quim, sacas la cara por un tipo que, en su delirio más absoluto, se permite el lujo de discutir con Federer sobre tenis por el simple hecho de que quiere montar una nueva Copa Davis. ¿Te imaginas a alguien de este mundo discutiendo sobre literatura con Cervantes y Shakespeare? Lo has adivinado, sería Gerard Piqué. ¡Le dice a Federer lo que hay que hacer con una raqueta en la mano! No se puede ser más insolente. Pero cree que todo vale porque ha decidido que ir con el paso cambiado es una señal de inteligencia en lugar de insultante y ridículo atrevimiento.

Publicidad

Superado por su personaje. De verdad, Quim, ¿crees que semejante personaje representa a la «gent blaugrana»? Si es así, desde ya te digo que ni Piqué podía llegar a más ni el «seny», del que gente como tú presume, podía llegar a menos. Piqué ha superado su propio personaje desde hace demasiado tiempo. No le ayudes tú.

Publicidad

Quim Doménech. No, se ríe solo de los que le criticáis

Te sumo a la lista de víctimas del gran Gerard Piqué, Duro. A la lista de lo indignados que perdéis el tiempo atacándole sin saber que en realidad Piqué no se ríe de todos, sino que sólo lo hace de ti y unos cuántos más. Todavía no te has dado cuenta, Alfredo. El bueno de Gerard vive el deporte como un show constante en el que también aparecéis algunos que engrandecéis su figura a base de criticarle. Es aquí donde Piqué es un genio, animando la fiesta cuándo y cómo él quiere. Simplemente tiene una forma de entender el deporte como algo más que lo que dura un partido. Así es como funciona en muchas partes del mundo, empezando por Estados Unidos. No sólo le gusta el deporte, sino todo lo que lo rodea y tiene todo el derecho a querer alimentarlo. Deberías entenderlo y respetarlo.

¡Qué mala es la envidia! Porque Piqué tiene todo el derecho del mundo a invertir su tiempo libre en hacer otro tipo de negocios, comprar un club como el Andorra o inventarse una competición de tenis si cree que puede funcionar. Quizá lo que te molesta es que le vaya bien y sea un tipo con éxito dentro y fuera de los terrenos de juego. Lo que con Piqué te parece un drama, con el capitán del Madrid cuando intenta imitarle –y ni se acerca– te hace mucha gracia. Vaya doble rasero que aplicas con tu amigo Sergio Ramos.

Publicidad

Culé de verdad. Creo que por mucho que lo intentes, Duro, no lograrás decidir a quién representa Gerard Piqué. Lo que tengo muy claro es que ningún culé olvida sus manitas levantadas, su camiseta al viento tras marcar el sexto gol en el Bernabéu o su imagen levantando un título tras otro. No, aunque te pese, Piqué es un símbolo del barcelonismo y lo seguirá siendo ahora y cuando acabe convirtiéndose en presidente del club y alargue desde los despachos los éxitos del Barça.