Cara a cara: ¿Favorecen los árbitros al Barça?

La red arbitral, el mejor culé; José Luis Sánchez

Estimado Cristóbal, ante el Eibar sólo asistimos a la enésima demostración del excelente momento de forma arbitral culé. El enésimo penalti al limbo que no se pita contra el Barcelona. Se fue Mascherano a China después de haber cometido unas trescientas penas máximas (ninguna señalada), y ha cogido el testigo Sergio Busquets. Hernández Hernández, colegiado del partido, prefirió ser más estricto con las protestas de Mendilibar que con la enésima protesta sin sanción de Luis Suárez. Sí, han leído bien, y apúntalo Cristóbal, ¿sabes quién ha arbitrado los tres últimos Barcelona-Eibar? ¡¡Premio!! Hernández Hernández. Saldo, tres penaltis a favor de los azulgrana (ninguno era) y sensación de atraco en los vascos en cada arbitraje. Benditas designaciones. ¿Casualidad? Hazme caso, no, rotundamente no.

Estadísticas sin careta. En tu condición de culé de nueva hornada, estarás al tanto del movimiento en la Federación y en el estamento arbitral para favorecer a tu club. Fíjate si están en sintonía que no les han pitado un penalti en contra desde hace... ¡¡¡dos años y cinco días!! En ninguna competición seria del mundo se manejan estadísticas así. Es sonrojante, vergonzante e inadmisible. Ter Stegen ni siquiera entrena las penas máximas, sabe que no le harán falta en los partidos. Y los números van más allá, un penalti en contra en más de tres temporadas hacen imposible competir de igual a igual. Es un milagro ganar Ligas así.

La Red. Jugar con Red, así juega el Barça en el campeonato. Nada es casual, echando el reloj atrás en 110 partidos encontramos sólo una expulsión contra el Barça. Desde que en 2004 los catalanes traicionaran al resto de clubes en la votación contra Ángel María Villar, los favores se multiplican. A Sánchez Arminio sólo le falta ser nombrado Socio de Honor o que haga el saque de honor en el Camp Nou.

Excusas ante una distancia insultante; por Cristóbal Soria

Quiero mandar un mensaje de tranquilidad a los lectores de LA RAZÓN. Los gurús del «Real de Madrid» buscan excusas ante la insultante diferencia de puntos entre su equipo y el líder, y antes de empezar la jornada 24 ya se veía venir que Hernández Hernández y el Eibar de Mendilíbar tendrían buena parte de culpa en esa diferencia de puntos y fútbol. Ahora vienes tú, José Luis Sánchez, a contarnos que lo del sábado en Ipurúa es un escándalo. Os enfundáis la camiseta del equipo vasco, sin importaros que sea azulgrana, poniendo con dudoso criterio al mismo nivel las acciones de Orellana y de Suárez.

El penalti a Kroos. Sorprende que los mismos que cuentan los días desde que al FC Barcelona le pitaron penalti en contra en Liga sean los que el miércoles nos querían vender la moto del ADN, los cambios de Zidane, «Serresiete» ha vuelto, el himno de la Champions que transforma a los jugadores... todos esos topicazos a los que recurren para no contarnos que el penaltito a Kroos sólo se le señala a un equipo en el mundo, que es el «Real de Madrid». Sin olvidarnos que venía de un clarísimo fuera de juego y sin que pasemos por alto la mano de Ramos dentro del área, que vio toda Europa menos el italiano nombrado a dedo por la UEFA.

Dos años y un día. Debe de ser muy duro argumentar que tu rival no sufre expulsiones cuando en tu equipo juega «Casimiro», que precisamente no es la Madre Teresa de Calcuta. Hoy, el deporte nacional es dar palos al mejor delantero centro del mundo. Suárez deja en la más absoluta de las evidencias a Benzema, no sólo por cifras, sino también por entrega y sacrificio. La campaña contra el uruguayo lleva en marcha meses, y ya sabemos el poder de los megáfonos en Madrid. No van a parar hasta que un árbitro le expulse para después solicitar sanción de dos años y un día.