FC Barcelona

Cara a cara: ¿Ha sido miedoso Simeone en el Camp Nou?

Sí: Imposible ganar de esta manera; por Alfredo Duro

¿En qué momento de la semana dejó de tener claro Simeone que el de Barcelona era el partido más importante de la temporada? ¿Quieres que te lo cuente, Soria? Cuando esa legión de «cholistas» de la que eres socio honorario empezó a justificar lo injustificable. Desde el momento en el que aquellas palabras suyas hablando de cómo y por qué era imposible ganarle esta Liga al Barça y al Madrid empezaron a tomarse por sus fieles como una especie de mandamiento divino. Ahí empezó a ganar la liga el Barça y perderla definitivamente el Atlético. Simeone se tomó el partido del Camp Nou como si fuera un partido más. No ha tenido altura ni grandeza. Sencillamente era «IMPOSIBLE».

Un fracaso. Un solo remate durante el partido en el que te juegas el campeonato y el prestigio convierte en INJUSTIFICABLE cualquier teoría «Cholista». Contra el Barcelona, el Atlético necesitaba mucho más que un contragolpe aislado. Simeone se lo jugó todo a un golpe de suerte y ha fracasado. Permitió que Messi estuviera cómodo y planteó el inicio para defender lo más cerca posible de su portería.

Sin control. Es mucho más que una decepción que un Barça normalito y con escasa profundidad te deje en evidencia y sin recursos. Simeone quiere agarrarse a los cambios de la segunda parte para limpiar su cicatero planteamiento. Fueron cambios de baúl. Los mismos que habría hecho el socio 43.334 del Atlético para intentar demostrar... nada. Diego Costa y Griezmann no tuvieron la menor posibilidad de lucir y el único responsable de ello es Simeone, que perdió el control mientras gente como tú celebraba su triste rendición. Simeone le hizo el planteamiento perfecto a tu equipo y rindió la liga sin ninguna condición. En el fondo el Cholo tenía razón. Es imposible ganar de esta manera. Ni al Barça ni al Qarabag.

No: barra libre para atizar al «sholo»; por Cristóbal Soria

Estos del equipo de Zizou y de «Casimiro» son muy previsibles. Perfectamente podía haber escrito este artículo antes incluso del partido, ya sabíamos todos cuál iba a ser el guión que la vikingada iba a escribir. Durante la semana, todos habían nacido a la orilla del Manzanares y tenían al «Sholo» y a Griezmann como auténticos referentes. Era la única opción que les quedaba para intentar asomar la cabeza por esta humillante Liga 17-18, pero de nuevo se tienen que volver a meter en la cueva con la cara pintada. Y ahora es cuando todo vuelve a la normalidad: barra libre para descuartizar al «Sholo».

No sólo Messi. Empieza a cansarme eso de que este Barcelona de Valverde es Messi y diez más. No es justo. Este Barcelona es Busquets explicándole a todo el planeta cómo se juega de 5. Es la mejor versión que recuerdo de Jordi Alba. Es Piqué y Umtiti. O si lo prefieren ustedes Umtiti y Piqué, dando nombre a la mejor pareja de centrales en la actualidad. Es Ter Stegen trasmitiendo una seguridad insultante con el balón en los pies y por supuesto bajo palos. Es Rakitic, que aparte de ser mi rubio guapo preferido, le ha dado a este equipo el equilibrio que otras veces se echaba de menos. Es tener al mejor delantero centro del mundo, un tal Luis Suárez. Y sobre todo, es tener a un tipo normal en el banquillo que le da sentido y coherencia a todo lo que hace.

Mucho mérito. Es una utopía ganarle al equipo de Ernesto Valverde y no se le puede exigir al «Sholo» un puñetazo en la mesa en el Camp Nou. Competir contra este Barcelona tiene mucho mérito y no olvidemos que, en esta Liga, sólo lo está haciendo el Atlético. Fíjense en lo que le dura la pelota al que juega contra el Barça. Nadie da más de 5 pases, y esto responde a un equilibrio táctico incuestionable. Ahora seguid los Alfredos Duros de turno dando palos al «Sholo» para tapar vuestras vergüenzas en Liga.