Real Madrid

El Chiringuito de Pedrerol: El ser superior es... Ramos

Lo hizo en Nápoles el martes y lo repitió ayer en el Bernabéu contra el Betis: el capitán volvió a sacar al Madrid del atolladero. Es mucho más que un futbolista

Sergio Ramos volvió a hacerlo: no hay quien le pare
Sergio Ramos volvió a hacerlo: no hay quien le pare

Lo hizo en Nápoles el martes y lo repitió ayer en el Bernabéu contra el Betis: el capitán volvió a sacar al Madrid del atolladero. Es mucho más que un futbolista

Otra vez él. Otra vez Sergio Ramos. Se repite la historia y el héroe es siempre el mismo. De nuevo el capitán al rescate de un Real Madrid en apuros. Como el martes en Nápoles. Como ante el Málaga. Como en el Camp Nou. Como contra el Dépor. Como en Lisboa. Como en Milán. Como tantas y tantas veces.

- Córners que son penaltis

El Madrid estaba sufriendo. Podía ponerse líder, pero se le escapaba la victoria en el Bernabéu. No podía con un Betis bien ordenado, que estaba haciendo un partido fantástico. Pero hay córner. Allí sube Ramos, como siempre, a rematar. Con toda la confianza del mundo, tanta como temor tienen los defensas del Betis. Va a sacar Kroos, que las pone donde quiere. Todo el estadio contiene el aliento. Un córner estando el sevillano en el área es casi tan peligroso como un penalti. El alemán lo saca al segundo palo, con rosca, un centro perfecto. Ramos entra en carrera desde atrás. Le han estudiado. Le intentan tapar, bloquear, frenar. Pero el de Camas va con el gol en la cabeza. Ésa con la que impacta al balón, girando el cuello a la perfección. Eso no hay quien lo pare. A Ramos no hay quien le pare.

- Semana grande

El gol salvador de Ramos llega sólo días después de sacar al Madrid de grandes dificultades en Nápoles. No es ninguna broma lo del defensa de Camas. No es ninguna casualidad lo de Sergio Ramos. Salva los muebles un día sí y otro también.

- Líder dentro y fuera

Queda claro que el capitán es mucho más que un futbolista para el Real Madrid. Líder en el vestuario y en el campo, defensor de raza, goleador, clave en los momentos decisivos... no es un jugador cualquiera. Es diferente. Patrimonio del Madrid e historia del club. Él decide cuándo juega, cuándo descansa o en qué minuto sale. Y nadie se lo puede cuestionar. Se lo ha ganado en el campo, que es donde mejor habla, aunque también da la cara siempre en zona mixta. Sergio Ramos es el puto amo.

- ¿Y Morata?

Pero si Ramos siempre está, hay que preguntarse dónde estuvieron los demás. Por ejemplo, Morata. ¿Qué hizo ayer? Es cierto que con un barrido arrastra a dos defensas en el gol de Cristiano, pero volvió a estar demasiado tiempo en fuera de juego o en el suelo. Hay que exigirle mucho más a un delantero del Madrid. Aunque si el delantero no aparece, siempre puede hacerlo Sergio.

- Gran gesto del capitán

Por si fuera poco, el central andaluz tuvo el detallazo de dedicarle el gol a Keylor Navas, al que fue a abrazar. Cuida esas cosas. Es buen compañero. Mantiene unido al grupo. Sabe que el portero lo había pasado mal por un error monumental en el gol del Betis y va a celebrarlo con él en vez de ir a la grada o tocarse el escudo.

- Salvador

Ha sido una semana especialmente complicada para el Madrid. Y la ha salvado Ramos. Podía haber sido dramática y ha terminado siendo la mejor posible, clasificados para cuartos en Champions y aprovechando el fallo de los rivales en Liga para recuperar el liderato. Butragueño, seguro que Florentino está de acuerdo: el «ser superior» es Sergio Ramos.