El chiringuito de Pedrerol: Jaime Ortí estaría orgulloso

Rodrigo celebró su gol con una peluca naranja, como la que utilizó Jaime Ortí
Rodrigo celebró su gol con una peluca naranja, como la que utilizó Jaime Ortí

Rodrigo le dedicó su gol al fallecido ex presidente, cuyo Valencia campeón se parecía mucho al que ayer le dio vida a La Liga con su empate ante el Barça

Hay Liga. El Madrid no ha dicho adiós al campeonato. Ganó al Málaga y recuperó a Benzema y a Cristiano. Han vuelto. Volvieron a marcar y el «crack» portugués hizo un buen partido. Sólo le falta algo de suerte y que los porteros rivales no paren lo imposible contra él.

Cosa de cuatro

Pero no hay Liga sólo para el Madrid, que le ha recortado dos puntos al Barça y está a ocho a un mes del Clásico. También para el Atlético, que ha recuperado a la pareja Griezmann-Gameiro y está muy fuerte. Y, por supuesto, hay Liga para el Valencia, que aguantó en pie la visita del Barça. Este equipo puede ganar el campeonato. Es la conclusión tras la segunda parte maravillosa que hicieron los de Marcelino.

Gran Marcelino

Guedes fue un puñal, Zaza se fajó con todos incluso cojeando los últimos minutos, Soler lo intentó una y otra vez, Rodrigo exhibió su calidad, Gayá hizo daño por la banda izquierda... los ché tienen una plantilla capaz de todo con un entrenador que combina con maestría juventud y experiencia y que sabe utilizar la pizarra. Un equipo que sabe sufrir, como ayer en la primera parte, y que sabe jugar, como hizo tras el descanso.

Sin Iniesta...

Cuando Messi e Iniesta están bien, es muy difícil parar al Barcelona. ¡Qué dos jugadores cuando se juntan! Al Valencia le costó mucho irse al descanso con el 0-0, pero luego Iniesta desapareció. Se quedó sin gasolina. Y sin el manchego en el campo, el Barça se queda en destellos de Messi. Cuando los que brillan pasan a ser Ter Stegen y Umtiti, es que algo no marcha. Tuvo que ser el ex valencianista Jordi Alba, que está pletórico desde que se fue Luis Enrique, el que igualara el gol de Rodrigo cuando parecía que el Barça iba a sufrir la primera derrota de la temporada.

Toca disfrutar

Ya le tocaba disfrutar a la afición del Valencia. Han pasado años muy malos. Años terribles. Sufriendo en cada partido, peleando para evitar el descenso, con una situación económica insostenible para el club, desfilando los entrenadores por el banquillo de Mestalla sin que ninguno lograra dar con la tecla, con vaivenes en la directiva.

Se lo creen

Pero todo ha cambiado radicalmente esta temporada. Se sienten capaces de todo. Aún no han perdido ni un solo encuentro en esta Liga, hacen un juego fantástico y han demostrado que son un aspirante al título. Un candidato de verdad, de los que va en serio. Que empató en el Bernabéu y que ha estado muy cerca de ganar al Barça. Un Valencia que sabe a lo que juega, que juega muy bien y que se lo cree.

Dedicado a Ortí

En Valencia se lo querían dedicar a Jaime Ortí. Tú, presidente, viviste los mejores momentos del Valencia campeón. Ese gol de Rodrigo, esa celebración con la peluca naranja que tú te pusiste para celebrar las Ligas, te tienen que haber hecho sonreír. El juego de tu Valencia te habrá hecho vibrar. No pudo ser una victoria, pero el Valencia se dejó la piel en el campo y logró un empate más que meritorio ante el líder, un empate del que todo Mestalla, aunque tocó la victoria con las manos, puede estar orgulloso. Fue un Valencia parecido al tuyo. Hoy, desde el cielo, has podido ver cómo el Valencia vuelve a ser un grande.