Actualidad

El chiringuito de Pedrerol: «Lo mejor de Isco está por llegar»

La selección nos ha devuelto a todos la esperanza liderada por el futbolista del Madrid y por Lopetegui, que se deshace en elogios hacia el crack malagueño.

La selección nos ha devuelto a todos la esperanza liderada por el futbolista del Madrid y por Lopetegui, que se deshace en elogios hacia el crack malagueño.

Isco es la imagen de esta selección española que nos vuelve a ilusionar a todos. La selección moderna, donde van los mejores, donde hay libreto táctico, donde se trabaja duro, donde los futbolistas acuden a las convocatorias para dar el máximo. La que aspira a todo en el Mundial de Rusia 2018. La que ha recuperado el toque como seña de identidad. La que otros combinados nacionales como Alemania o Italia han intentando imitar. La que llena estadios y levanta expectación allí donde va. La que tanto se parece a la obra que nos dejó para siempre Luis Aragonés. E Isco es su bandera.

Gran aplauso

Habíamos perdido la esperanza tras los fracasos del Mundial de Brasil y la Eurocopa de Francia. Faltaba fútbol. Faltaba hambre. Faltaba orgullo para defender la estrella de campeones del mundo. Muchos no reconocimos a aquella selección que, tras tocar la gloria tres veces seguidas, se rompió en mil pedazos. Pero Lopetegui lo ha conseguido. Sin alardes, pero con mucho trabajo. Con constancia pero sin buscar el aplauso fácil. Aunque hay que dárselo por haber sabido renovar a un grupo que se había venido abajo, por hacerle creer, por sacar lo mejor de cada uno. El talento siempre ha estado ahí.

Fútbol que enamora

El partido ante Costa Rica era amistoso, sí. Pero se repitieron las señales que ha venido dando España durante la fase de clasificación. Un equipo que domina los partidos, que no concede ocasiones, que tiene gol, que deja detalles de auténtico lujo y que mueve el balón a una velocidad que ninguna otra selección puede igualar. Y en ese partidazo sobresalió un Isco que, como dice Lopetegui, «está instalado en la excelencia». Vaya año lleva el malagueño, que además fue aclamado por La Rosaleda. Y así lo agradeció en Instagram tras el partido: «Increíble que después de tantos años me tengáis tanto cariño. Muchas gracias por todo el apoyo recibido. Sois muy grandes». Ha conseguido ser profeta en su tierra pese a abandonar el Málaga para marcharse al Madrid. No es fácil.

Un referente

Isco encarna los puntos fuertes de esta selección moderna. Tiene calidad, le sobra imaginación, derrocha arte, hace magia, se divierte jugando al fútbol, no escatima esfuerzos y es un ganador. Por eso hizo temblar al madridismo cuando tuvo que abandonar el terreno de juego tras una durísima entrada del costarricense Waston. Porque también se ha convertido en imprescindible para el Madrid y el derbi del Wanda Metropolitano está a la vuelta de la esquina. La pasada temporada, apostó por pelear. Por ganarse un puesto. Y se impuso al todopoderoso James. Ha demostrado que con trabajo y confianza se puede ser mejor futbolista. No quiso abandonar. Sabía que podía hacerse un hueco en el Madrid. Eligió competir, algo que Morata rehuyó buscando minutos fáciles.

Galones

Indiscutible en el Madrid, es también un referente para Lopetegui, que siempre se ha deshecho en elogios hacia él y le ha dado definitivamente el timón del equipo y galones de líder. Pero aunque el malagueño está en el mejor momento de su carrera y su rendimiento se ha disparado, sólo tiene 25 años. Le queda margen para seguir creciendo. Ya lo ha dicho el seleccionador: «Lo mejor de Isco está por llegar».