El rey y el príncipe

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

Era la final de la gran revancha individual de la Champions de Milán, Cristiano contra el emergente Griezmann, el Rey contra el Principito que asoma junto al galés Bale. Pero esa entrada de Payet al líder de Portugal estuvo a punto de alterar el rumbo del partido, aunque los lusos supieron crecerse y brindarle el título a su capitán herido en combate. Se lo ganó Portugal a pulso y se lo ganó Cristiano, que sigue siendo el Rey de este año.

El escalón

Dicho esto, también merece párrafo aparte Griezmann. Ha perdido las dos finales más grandes, la Champions contra el Real Madrid y esta Eurocopa ante Portugal. Pero ha subido el escalón. Le costó al Atlético 30 millones de euros, una ganga dos años después. Cuando llegó, le costó adaptarse al método Simeone... y al «profe» Ortega. «Al principio me faltaba aire en los entrenamientos», llegó a decir. Pero aceptó el desafío físico y táctico y su progresión ha sido meteórica. Y eso que llegó a la concentración con algunas cosas en contra en su cabeza. El terrible día de los atentados de París él jugaba en Saint Denis contra Alemania y su hermana, Maud Griezmann, se encontraba en la sala Bataclan. Felizmente ella pudo salvarse de la barbarie, pero el susto fue tremendo. Y su fortaleza mental se puso a prueba también tras el fallo del penalti en la final de Champions contra el Madrid. Ahora tendrá que volver a levantarse. Lo hará.