El sermón del Cholo bendice a Griezmann

El Cholo ha vuelto a obrar el milagro de los panes y los peces, y lo ha hecho en una doble dirección: el Atlético ya gana no sólo por el habitual 1-0 (ayer le hizo dos a un Athletic flojísimo y con bajas sensibles como las de Aduriz y Raúl García), y sus oraciones para sellar la reconciliación de Griezmann con la grada del Metropolitano son un hecho. Adiós al divorcio. La nueva bendición se oficializó con ovaciones incluidas, del público al francés y hasta del galo a la grada tras aquel desplante de hace un par de semanas.

Amén. No era la primera vez que el técnico argentino lanza su particular SOS de «salvemos al soldado Antoine». Pero conviene recordar el enésimo sermón del Cholo por su mejor feligrés en el campo en vísperas de recibir al Athletic: «Si yo fuese hincha del Atlético haría todo lo posible para no perder a Griezmann. Lo tengo todos los días y es un chico fantástico, alegre, humilde y un corazón enorme para el grupo». Amén. Claro que Griezmann ha puesto mucho de su parte para regresar a la casa rojiblanca en cuerpo... y mente. El francés vuelve a ser el líder de un equipo que no tira la toalla en su persecución del Barça, que suma goles o como ayer asistencias, y que es el factor desequilibrante del Atlético.

Diegoy...Costa El partido acabó 2-0, con goles de Gameiro y Costa. El ariete de Lagarto volvió también a ser protagonista, a mostrar la cara y la cruz de su desbordante personalidad sobre el césped para bien y a veces para regular. Le hicieron un penalti claro que no se señaló (un año de estos igual le pitan alguno a favor a los rojiblancos, el único que no ha tenido aún en esta Liga esa cortesía arbitral), pero luego se jugó (otra vez) la segunda amarilla y se ganó la roja con un piscinazo y una protesta a un juez de línea. En cualquier caso, repetimos: a siete puntos del Barça... hay Liga.