Real Madrid

Liga blanca, blanquísima

La Razón
La Razón FOTO: La Razón

El Madrid regresaba al Santiago Bernabéu tras el KO copero, que dejó dudas, ante el Celta. Por eso todo el mundo estaba pendiente del rendimiento del equipo y del recibimiento de la afición. En general, la acogida fue cariñosa aunque hubo algunos que pitaron a Danilo, Benzema o al propio Ronaldo en alguna pérdida de balón. Pero fue muy minoritario. Enfrente estaba una Real Sociedad que está realizando una gran campaña. Había partido y la maravillosa realidad es que la victoria madridista deja una Liga blanca, blanquísima...

- CR7 y Kovacic

Durante los primeros 45 minutos, los de Eusebio dieron una muy buena réplica a los de Zizou. Tuvo que ser Mateo Kovacic el que consiguiera adelantar al Madrid, tras un pase de Ronaldo. El gol llevó la tranquilidad a todos. Éste era un partido que había que ganarlo sí o sí, tras los tropiezos de Sevilla, Barcelona y Atlético. Y, aunque con algunas dificultades en el juego, el Real Madrid se fue ya al descanso con ventaja en el marcador. Y también con la tranquilidad emocional que representa un tanto como el que marcó el croata. Nada más empezar el segundo tiempo, la sociedad del primer gol cambió los papeles: fue Kovacic el que asistió a Cristiano y el portugués hizo lo de siempre, gol y otra vez a tapar bocas.

- Tres puntos de oro

El segundo tanto del líder puso definitivamente tierra de por medio y certificó una victoria muy importante. En el arranque de la segunda vuelta todo apunta a que se trata de un triunfo que puede valer su peso en oro. La Liga se ha puesto de color blanco y más todavía tras la sentencia de Morata. La victoria ante los donostiarras llegó a pesar de los inevitables altibajos en el juego del equipo y las numerosas bajas, que sigue sufriendo. Los contratiempos sirven para demostrar que el grupo sabe sufrir y que hay una segunda línea de lujo. Kovacic, sin ir más lejos, fue el protagonista ante la Real.